UPA, “decepcionada” porque la gran distribución salga indemne de la multa de Competencia a las industrias lácteas

Versión para impresiónVersión para impresión

La CNMC ha multado con 88,26 millones de euros a once industrias de transformación de leche que operan en España: Pascual, Central Lechera Asturiana, Central Lechera de Galicia, CAPSA, Danone, Lactalis, Nestle, Puleva y Senoble y a las asociaciones Aelga y GIL, por intercambiar información y repartirse el mercado de la leche en España de forma ilícita.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos​ se ha manifestado “decepcionada” porque en la sanción no se multe a los que a su juicio son “los verdaderos culpables del hundimiento del precio de la leche y de la crisis de la ganadería de leche en España: la gran distribución”.

El procedimiento sancionador de Competencia se inició hace cuatro años, a raíz de una denuncia presentada por el servicio de Competencia de la Junta de Castilla y León. En este tiempo, los ganaderos han presentado “sobradas pruebas” de que es la gran distribución la que marca el precio de la leche en nuestro país, “usando el producto como reclamo comercial y realizando ofertas abusivas”.

Los ganaderos se muestran ahora “muy preocupados” por los efectos que esta sanción traiga a la cadena de los lácteos en España. Han exigido que “en ningún caso” las industrias lácteas traten de compensar el coste de las multas en mayores descensos del precio de la leche en origen.

En su opinión, “lo lógico” ahora es que el importe de la multa se canalice en ayudar a los ganaderos y evitar el agravamiento de una crisis que ha provocado el cierre de cuatro explotaciones lácteas cada día en los últimos diez años.​