Últimos días para firmar contra los tribunales privados (ISDS) que saquean a los estados

Versión para impresiónVersión para impresión
Se acerca el final de la iniciativa ‘Derechos para las personas, obligaciones para las multinacionales- Stop ISDS’,  en la que UGT ha participado como miembro de la campaña “No a los TCI”. Durante todo el año 2019, desde la campaña, se ha puesto énfasis en la denuncia de los mecanismos privados de resolución de disputas (ISDS) incluidos en diferentes tratados de comercio e inversión (los mal llamados tratados de “libre comercio”). Los ISDS constituyen un sistema de justicia paralelo opaco al que solo tienen acceso las grandes empresas y que permite a las multinacionales demandar a Estados que legislen en contra de sus intereses.
 
Pero la campaña no solo ha denunciado el ataque a la democracia y soberanía de los estados que supone el actual modelo de relaciones comerciales y sus tribunales privados al servicio de las multinacionales. Junto con más de 200 organizaciones, sindicatos y movimientos sociales de toda Europa hemos apoyado la creación de una normativa vinculante que permita sancionar a las multinacionales por sus crímenes, por ejemplo, a través de un Tratado Vinculante de Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos, y para poner fin al ISDS (arbitraje de inversores contra Estados) y los desmedidos privilegios que concede a las empresas transnacionales.
 
Ha sido un año de trabajo colectivo para difundir nuestras demandas y hacerlas confluir bajo un mismo paragüas con las de los movimientos por el clima. Para cerrar la iniciativa de este año, llevaremos a cabo una entrega de la petición a nuestros representantes políticos en todos los rincones de Europa. En Madrid, la entregaremos el próximo miércoles 22 de enero en el Congreso de los Diputados. Pero todavía estamos a tiempo para intentar llegar al millón de firmas. Puede firmar aquí:
 
 
La campaña contra los ISDS ha permitido situar estos mecanismos como una verdadera amenaza para el interés general de la sociedad y refuerza a la campaña “No a los TCI” para continuar durante 2020 trabajando para conseguir un modelo de relaciones comerciales internacional al servicio de las oportunidades y el desarrollo de los trabajadores, el respeto al medio ambiente y posibilidades de desarrollo económico con justicia social para todos los países del mundo.