UGT se suma a la campaña de la CSI: ¡Solicite a su Ministro que ratifique el Protocolo contra el Trabajo Forzoso

Versión para impresiónVersión para impresión

​UGT se suma a la campaña de la Confederación Sindical Internacional (CSI): “Es hora de acabar con la esclavitud moderna”, con motivo del Día Europeo de Lucha contra la Trata de Seres Humanos, que se celebra el 18 de octubre.

Una campaña en la que se pretende presionar a los Gobiernos para que ratifiquen los compromisos adquiridos en 2014 en el Protocolo relativo al Convenio sobre trabajo forzoso. 

En este sentido, se pone a disposición de los ciudadanos una carta dirigida a los ministros encargados de hacer frente a esta lacra, en todos los países, para solicitarles una mayor implicación para erradicar la explotación laboral y la trata de seres humanos con esta finalidad.

Así, la carta que forma parte de la campaña de la CSI y que en España dirigimos al Ministerio de Empleo y Seguridad Social (gabinete.ministra@meyss.es) recuerda que como ciudadanos y ciudadanas podemos ser consumidores, sin tener conciencia de ello, de productos y servicios que pueden haber sido elaborados o prestados por personas en España o en otros países, víctimas de explotación laboral, trabajo forzoso, trata de seres humanos y otras formas que adopta la esclavitud moderna. Por esta razón, se pide en la carta que España ratifique el Protocolo relativo al trabajo forzoso.

UGT espera también que esto sea una llamada de atención al Gobierno español por su negativa a reconocer la existencia de explotación laboral en España, en cualquiera de las formas que esta adopta y la ausencia de medidas para actuar contra ella y proteger a sus víctimas.

Este Protocolo ofrece un marco para erradicar eficazmente el trabajo forzoso, incluyendo la trata de personas y las prácticas análogas a la esclavitud, mediante una combinación de medidas de prevención, protección y reparación.

Exige protección contra las prácticas abusivas en el proceso de contratación de trabajadores migrantes y constituye el primer tratado vinculante que reclama a las empresas que actúen con la debida diligencia a fin de prevenir el trabajo forzoso y responder a los riesgos que éste conlleva en sus operaciones y cadenas de suministro.


La CSI advierte que, sin una amplia ratificación por parte de los países, el Protocolo se convertirá en papel mojado, los gobiernos incumplirán sus compromisos y las cifras de esclavos modernos seguirán en aumento (se estima que el número de trabajadores en situación de esclavitud moderna se sitúa hoy en día entre los 21 y los 36 millones, unas cifras verdaderamente alarmantes)

La CSI hace un llamamiento a los ciudadanos para evitar que “esta oportunidad histórica y única” se eche a perder.

Asimismo, recuerda que la esclavitud moderna está en todas partes y que las cadenas de producción esconden una dura realidad para millones de trabajadores y trabajadoras: en las granjas de algodón de Uzbekistán, en el trabajo doméstico en Mauritania, en los ranchos de ganado de Paraguay, en la industria pesquera de Filipinas y hasta en las obras de construcción para la Copa del Mundo en Qatar. Según el Índice Global de los Derechos 2015, la mitad de los 10 peores países del mundo para los trabajadores, tienen un problema estructural de trabajo forzoso en su economía.