UGT reclama protocolos en las empresas para prevenir las adicciones en el ámbito laboral

Versión para impresiónVersión para impresión

31 de mayo, Día Mundial sin Tabaco


• Cada año, el tabaco mata a 8 millones de personas a nivel mundial. Y así va a ser hasta 2030, según la OMS.
 
• Sigue siendo la segunda droga más consumida entre la población española de 15-64 años, con un 40,9% de prevalencia de consumo en los últimos 12 meses.
 
• Fumar tabaco es un factor de riesgo que provoca infecciones respiratorias graves y aumenta la probabilidad de desarrollar síntomas en caso de padecer la COVID-19.
 
Con motivo del 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, la Unión General de Trabajadores exige la necesidad de implantar protocolos en las empresas para la prevención e intervención de las adicciones en el ámbito laboral.

Además, reclama el cumplimiento de la Ley Española 28/2005, de 26 de diciembre y su modificación Ley 42/2010, de 30 de diciembre, mal llamada Ley “antitabaco”, por sus efectos positivos en cuando a la reducción del consumo de fumadores, y también a la disminución de los fumadores pasivos. Hay que tener en cuenta que el consumo de tabaco representa una de las mayores amenazas universales para la salud y sin embargo es totalmente prevenible. Según la última encuesta sobre alcohol y drogas en España EDADES 2017/2018, el tabaco sigue siendo la segunda droga más consumida entre la población de 15-64 años con un 40,9% de prevalencia de consumo en los últimos 12 meses. En la población laboral la prevalencia es mayor siendo de un 44,0%.

Cada año, el 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y asociados de todo el mundo celebran este día para resaltar los riesgos para la salud relacionados con el consumo de tabaco y promover políticas eficaces para reducir ese consumo. El eslogan de esta edición es “Se ha revelado el secreto, si su producto matara a 8 millones de personas cada año, usted también buscaría una nueva generación de clientes”.

La campaña de este año va dirigida a luchar contra la mercadotecnia sistemática, agresiva y sostenida utilizan determinadas industrias para que las nuevas generaciones, y cuanto más jóvenes mejor, se enganchen a sus productos, utilizando influencers, redes sociales etc.

Según la OMS, el tabaco mata hasta a la mitad de quienes lo consumen. En este sentido, calcula que de aquí a 2030, habrán muerto a causa del tabaco más de ocho millones de personas cada año, de las cuales 7 millones de esas muertes se deben al consumo directo de tabaco y aproximadamente 1,2 millones serán ocasionadas por el humo del tabaco al que están expuestos los fumadores pasivos.

Las personas fumadoras tienen más riesgo de desarrollar síntomas graves por la COVID-19

Además, este año el Día Mundial Sin Tabaco se encuentra en medio de la pandemia mundial que está ocasionando la COVID-19. Fumar tabaco es un factor de riesgo que provoca infecciones respiratorias que aumentan la gravedad de este tipo de enfermedades. Después de revisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente a los pulmones, provocando en muchas ocasiones neumonías. El consumo de tabaco deteriora la función pulmonar y dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades.  Pero fumar no solo afecta a los pulmones, es también un factor de riesgo importante en enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes.  Las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19. Por tanto, con los datos de las investigaciones disponibles hasta la fecha parecen indicar que los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de la COVID-19.

Más medidas a desarrollar

Hoy en día sabemos de la eficacia probada del aumento del precio del tabaco, la ampliación de los espacios libres de humo y las campañas de sensibilización como medidas que favorecen el abandono del tabaco. Pero no es suficiente. Para el sindicato, resulta imprescindible actuar frente a las campañas publicitarias que fomentan el consumo de cigarrillos tradicionales y sobretodo electrónicos ya que, con los sabores, aromas…, pretenden captar a la población más joven.

Pero no solamente el tabaco tradicional genera problemas de salud, también los cigarrillos electrónicos, de los que cada vez se van teniendo más datos, ya que según una nueva investigación publicada en Journal of the American Heart Association estos cigarrillos dañan las arterias y la función de los vasos sanguíneos de forma similar como lo hace fumar cigarrillos tradicionales.

Es preocupante el dato de la encuesta EDADES 2017/2018 dónde un 58,5% de los fumadores de cigarrillos electrónicos lo usan para dejar de fumar. Lo que desconocen los consumidores es que la solución que está dentro de los dispositivos y el vapor de los cigarrillos electrónicos contienen sustancias químicas nocivas como los anticongelantes (hechos de uno o dos químicos: propilenglicol o etilenglicol), dietilenglicol y agentes carcinógenos como las nitrosaminas que pueden provocar cáncer. Por tanto, los cigarrillos electrónicos que se han vuelto muy populares entre adolescentes y adultos no son una alternativa segura para dejar de fumar.