UGT rechaza el despido de 600 personas en el servicio de atención al cliente de Vodafone-ONO

Versión para impresiónVersión para impresión

​La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT denuncia que la compañía Vodafone-ONO ha decidido resolver su relación mercantil con Indra, que consistía en atención al cliente, técnica y administrativa que prestaban más de 600 personas. Vodafone-ONO, además, ha decidido que este servicio que tenía INDRA BPO lo presten dos compañías: MARKTEL Y KONECTA.

MARKTEL es una entidad que es conocida como "empresa pirata", que tiene congelado los salarios de sus trabajadores desde 2009, incluso un Convenio propio con condiciones inferiores y cuya legalidad está en los juzgados. Además, entendemos que realiza prácticas de dudosa moralidad como contratar a personas en Badajoz para que acudan a trabajar a Elvas (Portugal) con salarios portugueses (500€ al mes), para atender llamadas de Vodafone-ONO. Ese es el posible destino de las 400 personas que serán despedidas por INDRA BPO en Valencia, decimos posible, porque MARKTEL no está haciendo nada por cumplir sus obligaciones de incorporar a los trabajadores.

KONECTA, que ha sido adjudicataria de los servicios que se prestan en Madrid y Sevilla, ha decidido que no incorporará a ninguno de los trabajadores en su plantilla, puesto que ha dicho que esos servicios los va a hacer desde Valladolid.

Desde UGT no entramos a valorar las decisiones políticas o comerciales que realizan las empresas, pero las rechazamos cuando tienen consecuencias tan graves como las señaladas: entrega de un contrato a un proveedor "pirata" o pérdida absoluta de los puestos de trabajo.