UGT manifiesta su rechazo a la escalada de violencia contra la población civil

Versión para impresiónVersión para impresión

La Unión General de Trabajadores manifiesta su más enérgica condena por los atentados registrados en Ansbach (Alemania),  Kabul (Afganistán) y en Bagdad (Irak) -que ya sufrió similares ataques a principios de julio- y que se han saldado entre este fin de semana y el lunes con más de un centenar de personas fallecidas y decenas de heridos. En Kabul, la mayor parte eran de la minoría hazara, que concentra los mayores niveles de pobreza.

UGT transmite su solidaridad a las víctimas de estos actos antidemocráticos y crueles, así como a sus familiares y amigos. El sindicato traslada públicamente su apoyo a la ciudadanía de estos países, a sus organizaciones sindicales y a los trabajadores y trabajadoras, y en concreto a la organización sindical afgana NUAWE, afiliada a la Confederación Sindical Internacional (CSI). Expresa, asimismo admiración y solidaridad con las compañeras y compañeros trabajadores afganos, que ejercen su labor diaria en condiciones extremas de violencia e inseguridad.

La matanza producida durante una manifestación pacífica es un ataque a todas y a todos, muy especialmente al haberse centrado entre los más pobres de un país que sufre todavía las secuelas consecuencia del bárbaro régimen talibán, la guerra y el hambre.

El sindicato hace extensible su repulsa y enérgica condena a toda esta escalada de violencia contra la población civil que se está sucediendo de forma consecutiva y que  pretenden sembrar el terror y amedrentar a una población que lucha por vivir en una sociedad democrática.

El sindicato reitera el compromiso de las trabajadoras y trabajadores a los que representa, por la paz, la libertad, la democracia y los derechos humanos.