UGT demanda políticas fiscales y monetarias expansivas contra el coronavirus

Versión para impresiónVersión para impresión

Los precios contenidos y a la baja facilitan mantener la recuperación del poder adquisitivo de los salarios y evitar que las personas trabajadoras ‘paguen el pato’ de la crisis

Los datos de IPC correspondientes al mes de febrero, publicados hoy por el INE, reflejan una disminución de la tasa interanual de los precios en 0,4 puntos porcentuales respecto al mes anterior, situándose en el 0,7%. Un cambio de tendencia, tras 3 meses de aceleración, que se explica, sobre todo, por lo sucedido con la electricidad y el mercado del crudo.

Los indicadores del mercado minorista de la electricidad, ya anticipaban un descenso apreciable en este grupo al marcar un descenso de un 6% con respecto a los registros del mes de enero, que se ha reflejado, finalmente en un descenso interanual del 12%.

En cuanto al mercado del crudo, el precio del petróleo del barril de Brent ha disminuido en un 12,35% en febrero respecto al mes anterior. La caída puede estar relacionada con la crisis del coronavirus que frenó la producción de China, el mayor exportador de productos intermedios del mundo, y que obtuvo por respuesta un recorte de la producción de crudo por parte de la OPEP. Esta circunstancia introduce un significativo factor deflacionista a en el escenario a corto plazo. 

Sin embargo, el componente subyacente de la inflación está, en este momento, 4 décimas por encima del IPC, colocándose en un 1,1%, acelerando muy ligeramente por primera vez desde agosto de 2019.

Este escenario de inflación sigue siendo bajo, a lo que se añade la influencia que puedan tener los precios del crudo en los próximos meses. Tanto la inflación general como la subyacente se sitúan en el entorno del 1%, muy por debajo del 2% que el Banco Central Europeo considera “estabilidad de precios”.

Además, el sindicato considera que en este escenario de crisis por el coronavirus, se hacen indispensables políticas fiscales y monetarias expansivas, además de otras medidas no convencionales que contrarresten el desajuste que se prevé por el impacto de este virus. 

Por todo ello, UGT considera que los precios contenidos y a la baja permiten mantener la recuperación del poder adquisitivo por parte de todas aquellas personas que han visto como durante la última década sus salarios crecían por debajo de inflación e, incluso, la productividad, y mantener las remuneraciones de los trabajadores para que no paguen el pato de la crisis.

El Sindicato considera imprescindible que el Gobierno y la comisión de la competencia permanezcan vigilantes para que no haya una escalada de precios especialmente en los productos básicos.

Audio valoración de Goncalo Pino, Secretario de Política Sindical de UGT