Somos el único país donde el IPC sube un 3% y las pensiones un 0,25%

Versión para impresiónVersión para impresión

​La reforma de las pensiones aprobada por el Gobierno del PP en 2013 está teniendo efectos devastadores sobre el sistema público de pensiones español, según ha manifestado hoy la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, por lo que asegura que sólo habrá acuerdos de diálogo social si se revisa y neutralizan sus efectos.

Durante su intervención en una asamblea celebrada hoy en Alicante para abordar la situación de las pensiones, Barrera ha señalado que somos el único país donde el IPC ha llegado al 3% pero las pensiones sólo se revalorizarán un 0,25%, “con una pérdida del 2,75% de poder adquisitivo para los pensionistas, algo especialmente grave para los que perciben una pensión mínima, de 599,43 euros”. Por esta razón, la dirigente sindical ha defendido la necesidad de recuperar el IPC como referente para la revalorización de las pensiones, y la supresión del Factor de Sostenibilidad y el Índice de Revalorización que se pusieron en marcha con la reforma del 2013.

Sin embargo, según Mari Carmen Barrera, a la mesa de diálogo social sobre pensiones no ha llegado todavía una propuesta clara del Gobierno que se corresponda con su compromiso de acometer una gran reforma en materia de pensiones que garantice el sistema público para los próximos 20 ó 25 años, sino que “se mantienen inmóviles en la reforma de 2013 porque responde a su ideología, pero que condenará a los pensionistas futuros a la miseria, y por eso hay que derogarla”.