Prioridad mantener el empleo, una vez superada la crisis sanitaria

Versión para impresiónVersión para impresión

Las empresas tienen que utilizar los ERTES en lugar de los despidos


 

► Los datos del paro constatan lo previsible: el Covid 19 está suponiendo una devastación sobre el empleo.

 

► La pérdida de empleo debe ser temporal y recuperarse una vez arranque la economía. A esto obedecen las distintas medidas aprobadas por el Gobierno, entre ellas la prohibición de despedir, agilizar las suspensiones temporales de empleo o reforzar la protección por desempleo.

 

► UGT insta al Gobierno a seguir adoptando medidas para proteger a determinados colectivos: como las personas desempleadas que han agotado o van a agotar la prestación o subsidio; o quienes sean despedidas con contrato indefinido y no hayan cotizado el tiempo suficiente para obtener prestación. Asimismo, considera que es necesario incrementar la cuantía y duración de algunas prestaciones extraordinarias porque son muy insuficientes.

 

►  En este sentido, es necesario garantizar una renta suficiente, durante todo este período excepcional afectado por la pandemia, a todas las personas que carezcan de empleo, prestaciones u cualquier tipo de renta de subsistencia.

 

Los datos ofrecidos hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal muestran la irrupción de la pandemia del coronavirus en nuestro mercado de trabajo. El número de personas en desempleo ha aumentado este mes un 9,31% (un incremento de 302.265 personas desde febrero), mientras el crecimiento del paro desde marzo de 2019 llega al 9,01% (con 293.228 personas más). El volumen total de desempleados (3.548.312) se encamina a las cifras de lo ocurrido durante la Gran Recesión. En el peor año de la anterior crisis, 2009, marzo registró 123.543 personas paradas más en el mes (un 3,5% más respecto al mes anterior) y 1,3 millones más que en el año anterior (un 56,7%). Las cifras de hoy se asemejan a aquella escena.

 

Estos datos reflejan la finalización de los contratos temporales y los empleos perdidos por despidos, individuales o colectivos, lo que constata que muchos empresarios han optado por ajustar las plantillas de la manera más lesiva, en lugar de utilizar otros elementos de flexibilidad y en concreto los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTES) y a pesar del acuerdo de los agentes sociales y el real decreto del Gobierno para facilitar y agilizar su uso. Para estos trabajadores y trabajadoras, la decisión del Ejecutivo de dificultar los despidos, como reclamaba UGT, ha llegado tarde.

 

La elevada temporalidad injustificada y el abuso sistemático de la figura de los contratos de “obra y servicio” o “eventuales por circunstancias de producción” (9 de cada 10 contratos nuevos son  bajo esa modalidad), como había denunciado UGT constantemente, han vuelto ha facilitar la destrucción masiva de empleo, con una velocidad e intensidad incluso mayor que en la crisis de 2008.

 

Además, los datos del paro no se han podido beneficiar de la campaña de semana santa y muchos trabajadores y trabajadoras con contratos “fijos discontinuos” no han podido incorporarse de nuevo a sus puestos de trabajo.

 

La pasada semana se avanzaban las cifras de desempleo de Estados Unidos (con casi 3,3 millones de incremento), y los pronósticos a nivel internacional son similares. La OIT ya ha alertado de un aumento del desempleo mundial, con una horquilla entre 5,3 millones de personas (en el escenario "más favorable") y 24,7 millones (en el “más desfavorable”); mientras la crisis de 2008-2009 incrementó el paro en 22 millones de personas.

 

Por su parte, en España la caída en el número de contratos registrados (un 21,21% en el mes y un 26,51% anual) avanza otra parte del impacto del coronavirus sobre el empleo.

 

También la afiliación a la Seguridad Social muestra el descenso mensual (243.469 personas, un 1,26%) y anual (36.817 personas, un 0,19%), descendiendo hasta 19.006.760 de afiliados (de media en el mes). La bajada se refleja especialmente en hostelería (-4,85%) , construcción (-4,53%) y comercio (-1,27%). Por su parte, en el mes sólo aumenta la afiliación en las actividades sanitarias (un 0,73%) y la agricultura (1,19%).

 

Los datos de protección por desempleo aún no reflejan la magnitud de la situación actual (con datos a febrero, la tasa de cobertura era de casi el 65%, y el volumen de beneficiarios ascendía a 2 millones de personas). Tampoco es posible con los datos publicados hoy, conocer el alcance de los ERTEs presentados, si bien desde el sindicato estimamos que con más de 300.000 expedientes de suspensión alrededor de 1,8 millones de personas trabajadoras están afectadas por este tipo de medida.

 

Dadas las circunstancias, y ante la prioridad de la emergencia sanitaria, ha sido necesario reforzar urgentemente la protección por desempleo, a través de diferentes medidas aprobadas por el Gobierno (desde la aplicación de los ERTEs hasta la prohibición de los despidos). UGT había exigido estas medidas con el objetivo de proteger a las personas trabajadoras y, especialmente, a las más vulnerables en el mercado laboral.

 

Pero, a pesar de la progresiva extensión de la protección que se ha venido realizando en las diferentes normas aprobadas y que se trata del mayor esfuerzo de protección social de la historia de España, la cobertura otorgada para esta situación tan dramática sigue siendo insuficiente. Siguen estando desprotegidos colectivos muy importantes, y en especial las personas desempleadas (muchos de ellos parados de larga duración) que han agotado o van a agotar la prestación o subsidio. O quienes sean despedidas con contrato indefinido y no hayan cotizado el tiempo suficiente para obtener prestación. Sólo el 65% de los desempleados tienen algún tipo de cobertura. Además, las cuantía y duración de algunas prestaciones extraordinarias aprobadas son muy insuficientes. Sin olvidar a quienes trabajaban en la economía sumergida. Situación que especialmente gravosa si tenemos en cuenta el obligado confinamiento.

 

El sindicato recuerda que las medidas aprobadas, que suponen un alivio para algunos de los colectivos más vulnerables, responden a las actuaciones reclamadas por las organizaciones sindicales y que es necesario ir más allá y seguir avanzando desde el marco del Diálogo Social, para no dejar a nadie atrás.

 

Por todo ello, UGT defiende que se adopten las medidas necesarias para garantizar una renta suficiente a la población durante todo este período excepcional afectado por la pandemia, a todas las personas que carezcan de empleo, prestaciones u cualquier tipo de renta de subsistencia. El sindicato considera que el Gobierno tiene que asegurar la subsistencia de todas las personas.


Audio valoración de Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT

Vídeo: 
📹 Estás viendo: 
Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT