Positiva concesión de la nacionalidad a los sefardíes, pero debería ampliarse a más colectivos

Versión para impresiónVersión para impresión

El Pleno del Congreso de los Diputados debate hoy el Proyecto de Ley en materia de concesión de nacionalidad española a los sefardíes. UGT considera esta medida muy positiva, pero recuerda que hay otros colectivos vinculados históricamente a España que deberían ser igualmente incluidos en el Proyecto de Ley.

La Unión General de Trabajadores considera que el Proyecto de Ley en materia de concesión de nacionalidad española a los sefardíes originarios de España que justifiquen tal condición y su especial vinculación con España, por la que se modifica el artículo 23 del Código Civil y se establece una tasa para determinados procedimientos de adquisición de la nacionalidad española, es una medida positiva. Pero debería ser también una oportunidad para incluir en el mismo a otros colectivos vinculados histórica, familiar y/o documentalmente con España.

UGT entiende que deberían atenderse las reclamaciones de hijos y nietos de españoles y españolas de origen que no se acogieron al procedimiento para acceder a la nacionalidad española que finalizó el 28 de diciembre de 2011, y que, a nuestro juicio, debería ser un procedimiento permanente. En algunos casos, no lo hicieron porque, excepto en el caso de los países Iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal, suponía tener que renunciar a la nacionalidad del lugar de residencia. En este Proyecto de Ley, sin embargo, se permite, en todos los casos, conservar la nacionalidad originaria conjuntamente con la española. Por otra, UGT también quiere recordar a las personas saharauis que en su momento tuvieron documentación española, y que por diversas razones, entre ellas la falta de información y las dificultades burocráticas, no pudieron acogerse al procedimiento de opción abierto en 1976 y que duró un año. 

UGT no puede dejar de señalar que se establece, por primera vez, una tasa para la tramitación para la obtención de la nacionalidad española por residencia, carta de naturaleza o dispensa y para los sefardíes. Esta tasa, 75 euros, que se devengará en el momento de la solicitud, deberá ser pagada a través de una plataforma electrónica en la que también tendrá que hacerse la solicitud. No deja de ser llamativo que se suponga que todo el mundo tiene acceso a esta forma de tramitación y de pago, y que teniendo en cuenta que en el año 2013, se concedieron 261.295 nacionalidades por residencia, estamos hablando de una suma muy importante de dinero a recaudar, con independencia de que finalmente se conceda o no la nacionalidad española.​