Pepe Álvarez (UGT): “Este Gobierno tiene más cuerda de lo que muchos piensan”

Versión para impresiónVersión para impresión

Entrevista a Pepe Álvarez en "El Siglo de Europa"


El secretario general de UGT subraya que hay que poner en marcha “cuanto antes” el Ingreso Mínimo Vital porque “de lo contrario, si esta pandemia dura mucho tiempo, es posible que tengamos algún conato social indeseado. Si alguien no tiene para comer es razonable que salga a buscarlo”. El Ingreso Mínimo es lo que le falta a Álvarez para valorar “muy positivamente” la gestión del Gobierno durante la crisis. Eso sí, a Pedro Sánchez le reclama que “cumpla con el propósito que se ha puesto, que nadie quede atrás”.

¿Qué nota le pone al Gobierno en la gestión de la crisis?
Lo razonable sería esperar. Aquí no sólo hay que poner nota al Gobierno. Habrá que poner nota a las comunidades, a los ayuntamientos y a la oposición… Entrar en ese debate es distraernos del objetivo fundamental: acabar con la pandemia.

¿Cómo valora las medidas en materia laboral y social que ha tomado el Gobierno durante el estado de alarma?
Valoramos positivamente las medidas que se han ido tomando. Si fuéramos capaces de poner en marcha el ingreso mínimo vital, podríamos valorarlo muy positivamente. Es la primera vez, en una situación de crisis como la que estamos, que un Gobierno pone en marcha una batería de medidas tan amplia y tan enfocada en dos aspectos fundamentales, las personas y las empresas. Nos queda pendiente el ingreso mínimo vital, que hay que ponerlo en marcha cuanto antes.

¿Echa en falta alguna medida?
De ahora en adelante, seguro. Tenemos la segunda parte en este proceso de desescalada, que es tan importante como la primera. Tenemos que ser capaces de mantener los ERTE, flexibilizando lo necesario como para que la incorporación a la actividad se vaya haciendo en la misma medida en que se hace el desconfinamiento y, por tanto, se puedan recuperar la inmensa mayoría de las empresas. Por eso, el Gobierno no tiene que pensar en términos cicateros desde el punto de vista económico. El esfuerzo que hemos hecho hasta ahora sería baldío si no lo continuamos. De ahí que hayamos planteado que, desaparecido el estado de alarma, se vaya a un solo tipo de ERTE. Hay que ver de qué manera se pueden mantener las cotizaciones a la Seguridad Social a las empresas, con desgravaciones que les permitan mantenerse vivas, dejando a cero el contador del paro para las trabajadoras y trabajadores.

Otro paquete de medidas que venimos planteando al Gobierno tiene que ver con algún tipo de certificación que permita que cuando una persona entre en un restaurante o un hotel tenga la seguridad de que no va a coger el coronavirus, porque siguen unas reglas que impiden que el virus pueda alojarse allí. Esto permitiría recuperar parte del turismo.

¿El turismo será el sector más afectado?
Sin lugar a dudas. De hecho, el diferencial de descenso del PIB de España en relación a los países del entorno europeo tiene mucho que ver con la caída del turismo. Esta es nuestra fortaleza y nuestra debilidad. En el momento en el que se empiece a hablar de reconstrucción nosotros queremos hablar de un cambio en el modelo productivo. España no puede depender tanto del turismo. Tiene que hacer un esfuerzo por la industria, compatible con el medio ambiente, pero con valor añadido. Y, en ese sentido, recuperar los niveles de investigación, de desarrollo y de formación.

¿Tienen estimado el impacto de la crisis en la economía española? El Banco de España ya señala que el PIB puede caer 14 puntos.
Con esta variación entre unas y otras estimaciones nos quedamos con la idea de que hay que hacer todo lo posible para que la ‘pospandemia’ tenga dos efectos: recuperar parte del turismo y que la industria esté cuanto antes en plena forma. De eso depende que hablemos del 8, o menos, o del 14. Yo ya sé que las entidades con personas que tienen mucho conocimiento y que están teletrabajando tienen que nutrirnos de informes. Pero a mí me parece que organismos tan importantes como el FMI o el Banco de España tengan una diferencia de un 50% en sus estimaciones es la prueba evidente de que los estudios no son fáciles de realizar.

¿Les ha contactado el Gobierno para preparar el Ingreso Mínimo Vital?
Sí, hemos tenido reuniones con el vicepresidente segundo. Puede ser que estemos hablando de un millón de hogares y que pueda afectar a más de tres millones de personas. La reunión más concreta fue la que tuvimos con el vicepresidente segundo. En el comunicado que hicimos conjunto, a la salida de la reunión, dijimos que esta es una medida que hay que tomar ya. La ley es una ley compleja. España es un país que no tiene un sistema de protección integral, que habrá que trabajar, que hay que acordar con las comunidades autónomas, con los ayuntamientos, con los grupos parlamentarios, con las organizaciones sociales… Y eso lleva tiempo. Somos plenamente conscientes. Lo que necesitamos hoy es una medida inmediata, que dé respuesta a las personas que están en su casa, encerradas. De lo contrario, si esta pandemia dura mucho tiempo, es posible que tengamos algún conato social indeseado. Si alguien no tiene para comer es razonable que salga a buscarlo.

¿Cuál debería ser su cuantía?
Sobre ese tema también hemos tenido la oportunidad de hablar. Creo que debería estar en el IPREM [Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, el índice de referencia en España para la asignación de ayudas y subsidios], que no llega a 538 euros mensuales. Después, una renta de este tipo tiene que tener en cuenta las personas que componen la unidad familiar.

La vicepresidenta Nadia Calviño ha opuesto resistencia a los programas de gasto que han defendido Pablo Iglesias, Yolanda Díaz o José Luis Escrivá. ¿Cómo valora el papel que está jugando Calviño durante la crisis?
A mí no me consta. Las organizaciones sindicales y empresariales hemos tenido cada semana una reunión con siete ministros, dos vicepresidentas… Y a mí no me consta que eso sea así. En todo caso, me parece que en un Gobierno -de coalición o no, y eso ha pasado a lo largo de la historia- hay ministros que pagan y ministros que gastan. Siempre hay dificultades. Este es un tema que a los sindicatos, por lo menos a la UGT, ni le va ni le viene. Finalmente, el que toma las decisiones es el Consejo de Ministros y quien encabeza el Consejo de Ministros es el presidente. Y es a él al que demandamos que cumpla con el propósito que se ha puesto, que nadie quede atrás.

¿Con qué ejes principales debe contar el acuerdo de reconstrucción que busca impulsar Pedro Sánchez? ¿Qué les transmitió en la reunión de este fin de semana?
La reunión nos sirvió para, después de unas dos semanas sin hablar con él, situar las prioridades. Para nosotros tienen que ver con un análisis a fondo, en profundidad, de cómo tenemos los servicios públicos. Nosotros y CCOO hemos situado la necesidad de hacer una auditoria tanto del Servicio Nacional de Salud como de las residencias de mayores. Para los que queremos construir el futuro, eso nos va a dar oportunidades para ver cómo hacerlo. Hemos hablado también de la necesidad de tener un sistema productivo que, efectivamente, tenga en cuenta estas necesidades. Y que no nos pase como nos ha pasado en esta ocasión, que España no produce casi nada de lo que necesita para los EPI. No hay una fábrica de alcohol en todo el país, algo que seguramente no se había planteado nadie. Esas cuestiones tienen que estar presentes. El cambio de modelo productivo es fundamental, la investigación, el desarrollo, la innovación…

¿Qué les transmitía el presidente en relación a Europa? ¿Usted piensa que habrá un buen acuerdo a corto plazo?
El presidente nos transmitió optimismo, moderado, con conocimiento de lo que es la Unión Europea. La situación de la unión Europea ha cambiado sustancialmente con la crisis anterior. Hay un bloque de países del sur al que yo creo que además hay que potenciar, el eje con Italia, Portugal, Grecia y Francia. La Unión Europea tiene que hacerse responsable de sus decisiones, porque parte de los problemas que tenemos en esta epidemia tiene que ver con las políticas europeas. Por tanto, lo razonable es que no mire a otro lado. Si los estados han estado maniatados y no han podido tomar decisiones, si nuestras industrias no han podido fabricar los materiales para protegernos porque el mercado de la competencia nos impedía subvencionar algunas actividades en nuestras empresas ahora no puede mirar a otro lado. Espero que la UE esté a la altura y podamos construir este espacio pensado no sólo para las mercancías, sino sobre todo para las personas.

Sin PP y CEOE es inviable cualquier acuerdo amplio como defiende Sánchez. ¿Cómo ve a Pablo Casado y Antonio Garamendi en este sentido? ¿Los ve dispuestos a llegar a acuerdos?
De Antonio Garamendi puedo decir claramente que sí, porque tengo una relación con él casi diaria. A mí me parece que la CEOE está plenamente implicada, porque lo está el empresariado de este país, como la mayoría de ciudadanos y ciudadanas. Y en relación a Pablo Casado, hay que darle tiempo al tiempo. A mí me parece que el PP es consciente de que su participación es absolutamente necesaria.

Hablando de empresarios, ¿cómo valora el papel de Inditex en la crisis tras las críticas que se le han vertido desde ciertos sectores de la izquierda?
Es plenamente compatible el modelo que quiere que el Estado recaude lo suficiente como para que todo funcione, para entendernos, con las donaciones y el papel que ha tenido Inditex. Y más que Inditex, su propietario, Amancio Ortega. Siempre he valorado eso positivamente. Como hay que valorar positivamente que estén haciendo frente, con recursos propios, los salarios de los trabajadores del grupo que no están trabajando. Es un buen ejemplo. Valoro positivamente que tengan esta actitud constructiva.

¿Le faltó previsión el Gobierno en la gestión de la pandemia como defiende Casado?
Creo que le faltó previsión a todo el mundo. ¿A quién no le faltó previsión? ¿A las comunidades autónomas no les ha faltado previsión? Hace poco más de 100 días que se ha constituido el Gobierno. Ya veremos. Le faltó previsión al gobierno alemán, al italiano, al belga, a los países nórdicos…

En el PP confían en que el Gobierno termine abrasado por la crisis. ¿Cree que Pedro Sánchez conseguirá terminar la legislatura?
Este es un Gobierno con más acuerdo del que parece. Seguramente, con intentos permanentes de cambiarlo por parte de quienes no les gusta la configuración de este gobierno. A mí me parece que este gobierno tiene más cuerda de lo que muchos piensan.


Accede a la entrevista en "El Siglo de Europa"