Movilizaciones para recuperar el diálogo social

Versión para impresiónVersión para impresión

​El Secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha afirmado que las movilizaciones “que se están llevando a cabo en todo el territorio nacional, y que se van a canalizar en la manifestación de Madrid del próximo día 18, son necesarias para recuperar el diálogo y la concertación, porque a pesar de las reuniones que hemos mantenido ya con el presidente del Gobierno o la ministra de Empleo, donde todo eran buenas palabras, este diálogo no se ha concretado ni se ha hecho efectivo”.

Gonzalo Pino ha realizado estas declaraciones previas a la asamblea de delegados y delegadas de UGT en Aragón, donde ha señalado que no existe diálogo social ni en materia de empleo, ni en pensiones ni en salarios, donde “se ha impuesto un Salario Mínimo Interprofesional que mantiene a los trabajadores en el umbral de la pobreza”.

“Tampoco avanza el diálogo social con la patronal”, ha considerado. “Ya le hemos hecho un planteamiento de aumento salarial para el 2017, que va desde el 1,8% hasta el 3%, pero aún no tenemos respuesta oficial”.

Por todo ello, ha afirmado que “al Gobierno le pedimos un cambio urgente de políticas desde el diálogo social, que consiga que la recuperación se traslade de manera real a las familias de este país. Hay que derogar la reforma laboral y recuperar la negociación colectiva para poder cambiar la situación de las personas de este país”.

El debate sobre la racionalización de horarios podría iniciar la máquina de las 35 horas semanales

En relación con las propuestas que lanzó ayer la ministra de Empleo en materia de racionalización de horarios, Gonzalo Pino ha señalado que “es una reivindicación que llevamos haciéndole durante los últimos años. Se debe abrir un proceso de negociación para reducir los horarios en este país desde el diálogo social, no solo trasladándola a los medios de comunicación”.

Además, ha considerado que con la apertura de este debate “se podría empezar a poner en marcha la máquina de las 35 horas semanales de jornada laboral, algo que sería muy positivo a la hora de hablar de conciliación para los trabajadores y trabajadoras de este país”.