Más mujeres en paro a pesar de que se destruye más empleo masculino

Versión para impresiónVersión para impresión

El Sector Servicios, ampliamente feminizado, arroja los peores datos


Los datos de paro correspondientes al mes de marzo publicados hoy muestran que el desempleo ha aumentado en 311.037 personas, alcanzando un total de 3.548.312 parados, y que si bien el número de hombres (178.967) ha aumentado en mayor proporción que el de mujeres (123.298) respecto al mes anterior, el 56% de las personas en paro son mujeres.

Hay 2.019.370 de desempleadas debido al paro estructural de las trabajadoras de nuestro país, un dato que sitúa el desempleo de las mujeres un 25% por encima del desempleo de los hombres, el 43,09 % de las personas desempleadas (1.528.942) son hombres.

Si analizamos los datos por sectores de producción, observamos que en el sector Servicios, un sector altamente feminizado, se han perdido 206.016 empleos, 59.551 en la Construcción mientras que en la Industria se destruyeron 25.194 empleos y en la Agricultura se han perdido 6.520 empleos.

En términos porcentuales por sectores el más afectado , ha sido el sector de la Construcción, que ha aumentado un 22,92 %, seguido de la Industria, cuyo aumento ha sido del 9,15 %, el sector Servicios 8,79 % y por último la Agricultura ha aumentado en un 4,26 % sus personas en paro.

En cuanto a la edad, el paro aumento respecto al mes anterior un 9,99 % para los menores de 25 años y un 9,25 % para los mayores de esa edad.

Por Comunidades Autónomas se ha producido un mayor aumento del paro en Andalucía (138.569 personas más en paro), Comunidad Valenciana (35.565) y Cataluña (21.833)

Esperar para conocer el impacto del COVID19

Hay que tener en cuenta que estos datos no reflejan las casi trescientas mil personas que a 30 de marzo estaban afectadas por alguno de los ERTES, que se han llevado a cabo con motivo de la crisis provocada por el COVID 19.

De manera que tendremos que esperar a que pase algo de tiempo para hacer un análisis más exhaustivo de cómo ha afectado la crisis sanitaria a las mujeres trabajadoras y a aquellas que tenían intención de trabajar pero no han podido hacerlo por el estallido de la situación sanitaria y económica.