Madrid necesita grandes proyectos para las personas trabajadoras

Versión para impresiónVersión para impresión

Pepe Álvarez, secretario general de UGT, en el acto de la Agrupación Latina PSOE “Políticas y retos para superar la crisis de la pandemia”, ha  resaltado la labor sindical en la protección de la economía durante la pandemia y ha reivindicado la necesidad de grandes proyectos transformadores para Madrid.

El secretario general de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores ha explicado en el acto organizado por la Agrupación Latina PSOE cuáles fueron las prioridades del sindicato durante la pandemia y ha indicado cuáles deben ser los pilares de la recuperación económica tanto en España como en Madrid

Álvarez ha sentenciado que, si algo debemos sacar en claro de esta pandemia, es que “la economía nunca puede estar por encima de la salud.” Asegura que algunos sectores conservadores de todo el mundo han creado esta dicotomía, pero que es absurda, puesto que, “si no hay salud, de nada sirve tener los bares y las discotecas abiertas.”

Así mismo, ha afirmado tajantemente que esta crisis confirma la importancia de la Unión Europea. “España, si no estuviese en la UE, no sería uno de los países del mundo que más está vacunando, ya que no podría haber comprado las vacunas a cualquier precio” y las políticas europeas fueron las que “democratizaron las vacunas mediante el reparto de carácter público”. “Así”, celebra, “hemos roto con la tendencia histórica de que los medios sanitarios siempre lleguen en último lugar a las clases populares”, aunque ha habido a quien le ha molestado que las vacunas “se hayan repartido con criterios médicos y no económicos.”

Álvarez ha destacado, además, que “en esta pandemia todo estaba por inventar y que, por tanto, nadie sabía qué hacer a ciencia cierta”. En este sentido, ha valorado muy positivamente el hecho de que, en un período brevísimo de tiempo, se hayan conseguido “generar unas vacunas con la eficacia que están teniendo” y que se haya puesto en marcha, de manera inmediata, “un paquete de acuerdos para proteger la economía”.

Con respecto a este último elemento, el secretario general de UGT ha señalado como punto de contraste las políticas de austeridad y recortes llevadas a cabo por el PP en el 2008 y reiteró que las organizaciones sindicales tenían claro que “teníamos que salir de esta crisis de manera totalmente diferente”.

“Lo primero”, apunta Álvarez, “fue suspender los contratos para evitar despidos masivos”, algo que, “lamentablemente, no pudimos evitar en el caso de los trabajadores temporales.” Los ERTE, aunque “no son una ganga (porque su máximo son 1.200 euros y su media está muy por debajo del SMI”), han permitido que, “de los 3 millones de contratos (casi 4) que se suspendieron, hoy prácticamente se hayan recuperado el 90%”.

El secretario general, por otra parte, ha subrayado la importancia del IMV, puesto que, “pese a sus fallos y carencias”, ha permitido mantener los medios de vida de muchas familias. “No obstante”, ha criticado, “las personas que lo necesitan no van a tener la capacidad de solicitarlo telemáticamente, no solo por la falta de medios digitales, sino también por falta de conocimiento para poder hacerlo.”

Sin embargo, las ayudas públicas no fueron solo para las personas. De hecho, “de cada 5 euros, 4 se los han llevado las empresas en forma de créditos o ayudas a fondo perdido”, ha apuntado. Además, añade que también se pusieron en marcha ayudas para los autónomos y otros sectores de la población.

La pata que ha fallado en esta crisis es la de las comunidades

Pepe Álvarez ha subrayado que tanto la ciudad como la Comunidad de Madrid necesitan grandes proyectos que incluyan una importante inversión en innovación y digitalización, pero que estos no deben dejar que los distritos obreros se queden atrás.

También ha sido tajante, entre otros elementos, con las colas del hambre, que ha calificado como “una vergüenza para la sociedad.” Estas se producen, según Álvarez, porque sigue habiendo comunidades, como la de Madrid, que insisten en bajarles los impuestos a los más ricos y en no aprobar medidas para ofrecerles soluciones habitacionales a sus conciudadanos.

Por ello, ha declarado, pese a que “el Gobierno ha puesto los recursos, la pata que ha fallado es la de las comunidades, que tendrían que haber implementado políticas activas para paliar la crisis derivada de la pandemia”

“Consecuentemente”, ha urgido, “no podemos perder la “gran oportunidad de los Fondos de Recuperación.” Pese a ello, para el secretario general no se trata de que las comunidades pidan dinero, porque “el cerrar una cantidad no es más que publicidad”; sino de que “las comunidades presenten proyectos en igualdad, para la extensión de las políticas ciudadanas, para aumentar la cohesión social, para promover la digitalización, etc.”