Lo importante es preservar el empleo, sin renunciar a combatir la precariedad

Video Principal: 
Versión para impresiónVersión para impresión
Hay que acelerar la recuperación sobre las bases de una transición justa
 
► Los datos de paro del mes de julio apuntan al cambio de tendencia que se inició en mayo. Sigue conteniéndose el flujo de personas hacia el desempleo y se reduce el volumen de trabajadores y trabajadoras en situación de ERTE.
 
► UGT apoya el mantenimiento de los ERTE y reclama la necesidad de impulsar la reincorporación de los trabajadores en las actividades que se han reanudado, primando los ajustes en horas de trabajo y no en empleos.
 
► El sindicato denuncia la alta precariedad y temporalidad de nuestro mercado laboral, lo que explica la destrucción masiva de empleo en un espacio breve de tiempo y exige derogar la actual normativa laboral que sustenta esta situación.

Los datos de julio publicados hoy por el Servicio Público de Empleo y por la Seguridad Social señalan una consolidación del cambio de tendencia apuntado desde el mes de mayo. La reapertura económica y la nueva normalidad marcan una mejora, aunque tímida, en las cifras de afiliación y de contratos registrados. Al mismo tiempo, se reduce tanto el flujo de personas hacia el desempleo como el volumen de trabajadores y trabajadoras en situación de ERTE.
 
Las estadísticas reflejan 3.773.034 personas en desempleo, lo que supone un descenso del 2,33% respecto a junio (-89.849), aunque es un 25,29% superior a julio de 2019 (+761.601). La mejora mensual abarca a ambos sexos (-3,13% entre los hombres y -1,73% en las mujeres), así como al conjunto de sectores con excepción de la agricultura.
 
Estos datos no recogen el efecto del sostenimiento del empleo que se está llevando a cabo gracias a los ERTE negociados entre los sindicatos, las empresas y el Gobierno, y que eleva la protección de las personas que, de otro modo, quedarían incluidas en el registro de desempleo. La Seguridad Social señala que 1,8 millones de afiliados estaban protegidos por un ERTE a 31 de julio, 712.000 trabajadores menos que a fin de junio.
 
En el mes de junio, el número de beneficiarios de prestaciones ascendía a 3.981.072, un 127,7% más que en 2019. Desde el inicio de la crisis y con información a julio, el SEPE ha reconocido 5.913.949 prestaciones nuevas: 4.011.867 de ERTEs y 1.902.082 derivadas de despidos y otras situaciones de desempleo. Este nivel de protección entre las personas empleadas amparadas por un ERTE, impulsa la tasa de cobertura del sistema de protección hasta el 109,21 %, 80 puntos por encima de los valores de 2019.
 
Los ERTE están demostrando su eficacia como instrumentos de protección frente a la destrucción de empleo y empresas. UGT apoya el mantenimiento de este mecanismo, al tiempo que reclama la necesidad de impulsar la reincorporación de los trabajadores en las actividades reanudadas, primando los ajustes de capacidad en horas de trabajo y no en empleos.
 
Por su parte, en términos de empleo, por tercer mes consecutivo aumenta la afiliación: julio añadió 161.217 personas a la Seguridad Social, un 0,87% más que en junio, llegando a 18.785.554 cotizantes.
 
También se incrementa en julio el número de contratos registrados (un 32,47% mensual). Una tendencia que se muestra entre los contratos indefinidos, y especialmente en los temporales a jornada parcial que crecen en el mes un 50,33%.
 
En este sentido, UGT alerta de que el empleo que se crea es precario: un tercio de los contratos es a tiempo parcial y aún el 90,8% son temporales (el 83% del total de contratos son de las modalidades de obra y servicio y eventuales por circunstancias de producción). Tan sólo 5,4 de cada 100 son indefinidos a jornada completa. Unos datos que, para el sindicato, muestran la fragilidad de nuestro mercado laboral, exhibiendo un modelo altamente flexible en base a esa temporalidad, capaz de destruir empleo de manera masiva en un espacio breve de tiempo.
 
El sindicato reclama el impulso del Acuerdo firmado entre Gobierno e Interlocutores Sociales el pasado mes de julio, con el fin de acelerar el proceso de reconstrucción económica sobre las bases de una transición justa, desde el punto de vista social y medioambiental.

Datos de interés publicados hoy
 
  • En este mes, respecto a junio, ha descendido en 51.517 el número de hombres registrados como desempleados (un -3,13%), mientras el paro femenino lo ha hecho en un porcentaje menor (38.332 desempleadas menos, -1,73%). En el año el desempleo masculino subió un 31,15% (378.961 parados más) y el femenino lo hizo un 21,32% (382.640 desempleadas más). El 57,7% de las personas en desempleo son mujeres..
  • En julio estaban registrados 321.364 jóvenes (un 8,5% del total de desempleados). El desempleo entre los menores de 25 años ha caído un 6,35% mensual (21.794 parados jóvenes menos en este mes), aunque en términos anuales asciende un 46,36% (101.789 jóvenes).
  • Por lo que respecta a los trabajadores extranjeros, se mantiene el aumento en el registro. El número de personas en desempleo sube en julio un 0,27%, tanto entre hombres como mujeres, hasta alcanzar la cifra de 527.133 personas (un 14% del total de desempleados). En la variación anual se observa también un incremento del 45,5%.
  • Por sectores, en julio el paro registrado se reduce en las actividades productivas que reanudan su actividad, principalmente en los servicios (84.563 desempleados menos, un -3,09%), en la industria (-9.444; un -2,96%) y la construcción (-6.556, un -2,15%). Por el contrario, aumenta en agricultura (11.108; un 5,86%). En el año, se incrementa el desempleo en el conjunto de sectores.
  • La afiliación a la Seguridad Social muestra una recuperación en el mes: 161.217 afiliados más en julio, un 0,87%, aumentando hasta 18.785.554 afiliados (de media en el mes). La mejora es generalizada (excepto Educación), y destaca la recuperación de Hostelería, Actividades Sanitarias y Servicios Sociales y Comercio. No obstante, la variación anual muestra la pérdida de 747.656 cotizantes (un -3,83%).
  • El número total de contratos registrados en julio se recupera un 32,47% respecto a junio, situándose la cifra total en 1.536.122 contratos firmados. Los contratos indefinidos ascienden un 23,35%, mientras los temporales lo hacen en mayor magnitud: un 33,47%. Si lo comparamos con los registrados en el mismo mes del año anterior, el volumen de contratos cae un 29,52%, los temporales lo hacen un 30,03% y los indefinidos un 24,02%. La proporción de indefinidos sobre el total de contratos se sitúa en el 9,18%.
  • En el mes crece en mayor medida el volumen de los contratos temporales a tiempo parcial (un 50,33%), frente al resto: los temporales a jornada completa ascienden un 26,19%; los indefinidos a jornada parcial un 15,87% y los indefinidos a tiempo completo un 24,77%. Esta modalidad ocupa sólo un 5,4% sobre el total de contratos. Mientras, el peso de los contratos a tiempo parcial sobre el total de contratos sube al 33%.
  • En el mes de junio, el número de beneficiarios de prestaciones ascendía a 3.981.072, un 127,7% más que en 2019. Desde el inicio de la crisis actual y con información a julio, el SEPE ha reconocido 5.913.949 prestaciones nuevas: 4.011.867 de ERTEs y 1.902.082 derivadas de despidos y otras situaciones de desempleo. Este nivel de protección entre las personas empleadas amparadas por un ERTE, impulsa la tasa de cobertura del sistema de protección hasta el 109,21%, 80 puntos por encima de los valores de 2019.
  • En términos relativos, el número de personas incluidas en ERTE se ha reducido un 35% respecto a fin de junio y un 67% frente al máximo del 30 de abril. De esta forma, a finales de julio dos de cada tres personas incluidas en un ERTE desde el comienzo de la pandemia, han salido de esta situación