La nueva propuesta de la UE para la recuperación sigue siendo claramente insuficiente

Versión para impresiónVersión para impresión

España debe seguir negociando y conseguir una dotación suficiente y una ejecución sin condicionalidad


► La propuesta de la Comisión Europea mejora la anterior, pero está muy marcada por las tensiones y divisiones que en este momento afectan al proyecto europeo y se manifiestan en el seno del Consejo.

► UGT advierte que la iniciativa debe ser aprobada por el Consejo, el próximo mes de julio y requiere un acuerdo unánime por lo que su contenido podría variar sustancialmente.

Las aportaciones de los estados tienen que reflejar la proporcionalidad de los países más beneficiados por el mercado único.

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula vender Leyen presentó ayer en el parlamento europeo su nueva propuesta para el fondo de recuperación, bautizada como “Fondo de nueva generación”, una iniciativa que tiene diferencias sustanciales respecto a otras actuaciones previas contra la crisis, como por ejemplo el SURE o el programa de comprar de deuda PEPP del BCE.

La primera es que no se desarrolla en un horizonte de uno o dos años, sino que se inserta en el Marco Financiero Plurianual para el periodo 2021-2027, un marco que se negocia cada siete años y constituye la estructura bajo la que actúa el presupuesto comunitario. La estrategia de la Comisión en este sentido parece ser ligar las actuaciones especiales derivadas de la crisis al marco completo de financiación comunitaria.

Así, el Marco Financiero Plurianual asignaría unos recursos de 1928 miles de millones de euros, de los cuales 750.000 millones pertenecen al “Fondo de nueva generación” y 100.000 millones al SURE -Programa para la financiación de los sistemas de empleo públicos de la UE-.

Para obtener la financiación de los recursos adicionales para la puesta en marcha del Fondo, los estados no aumentan sus contribuciones al presupuesto comunitario, sino que las instituciones europeas “se dan permiso a sí mismas” para endeudarse más sobre los recursos ya captados, llegando este techo de endeudamiento al 2% de la Renta Nacional Bruta Europea -concepto similar al PIB-. La deuda se comercializaría en los mercados financieros, en diversos vencimientos y comenzaría a pagarse en el año 2028, hasta 2058.

Por otro lado, los empleos del fondo, que equivalen a aproximadamente un 1% de a RNB anual durante la vigencia del marco, se distribuyen entre 500.000 millones de euros en subvenciones no reembolsables y 250.000 millones de euros en créditos. La mayor parte de estos recursos van a programas ejecutados por los estados (560.000 millones), que deberán realizarse teniendo en cuenta las prioridades de inversión identificadas en el Semestre Europeo mientras que el resto se distribuyen entre apoyo a la recapitalización empresarial y, en mucha menor medida, un programa de medidas desarrolladas alrededor de la sanidad.

En la proposición de la Comisión hay también previsión de incorporar figuras tributarias propias. Aquellas respecto a plásticos no reciclables o relacionadas con las emisiones de CO2 ya estaban presentes desde las primeras versiones del MFP en 2018, pero se menciona que se podrían incorporar figuras nuevas como un impuesto a las grandes empresas o un impuso a la fiscalización conjunta de las actividades digitales.

Marco Financiero Plurianual

En cuanto al Marco Financiero Plurianual, UGT considera que la propuesta tiene varios aspectos a comentar.

Eliminado en efecto del Fondo de recuperación, la dotación de recursos es menor que la del Marco Financiero que acaba (en gran medida debido al efecto Brexit), pero es que también la propuesta vigente maneja unas cantidades menores 1.100 millones de euros contra 1.300 de las que se empezaban a manejar en el año 2018. Parece que ha habido una pérdida de ambición o cierta traslación de recursos entre las dos propuestas.

Además, resulta preocupante que a lo largo del periodo de negociación de este proceso haya desaparecido cualquier mención a la armonización de la base del impuesto de sociedades, en aras a reducir la competencia fiscal desleal entre países.

Fondo de nueva generación

Respecto al fondo de recuperación, o “Fondo de nueva generación”, el sindicato señala que aunque supone una mejora sobre la propuesta saliente del consejo del 22 de abril, que preveía 350.000 millones totales, un 50% de ellos en préstamos, sigue estando muy alejada de la propuesta española antes del citado consejo, que estimaba en 1,5 billones de euros ejecutables en un plazo de tiempo más corto, todo en subvenciones, financiado con deuda perpetua y con aumento sustancial de recursos propios de la Comisión.

La vigente propuesta contiene muy pocos elementos reconocibles de la propuesta española. El más destacable es el volumen y cuantía de las ayudas. Mientras la propuesta española situaba el volumen de la actuación aproximadamente en el entorno del 8% de la RNB europea, esta propuesta, al aumentar el periodo de ejecución disminuye su impacto hasta aproximadamente el 1% anual. Esta magnitud es manifiestamente insuficiente para tener un impacto macroeconomico reseñable, en un contexto donde las caídas del PIB oscilan en los alrededores del 10%.

Que se financie en deuda a varios periodos y no perpetua, agranda considerablemente la cantidad de dinero a pagar en varios vencimientos. Además, que no se produzcan dotaciones adicionales de cuotas por parte de los Estados le resta enormemente cualquier componente de redistribución interterritorial y está aún por establecer que sucede con los recursos propios de la Comisión, que figuras impositivas se incrementan o se crean.

Además, el sindicato cree que es necesario aclarar cuál es la conexión que va a hacerse entre la ejecución de los fondos y el Semestre Europeo, considerando muy inadecuada cualquier mecanismo de condicionalidad que lleve a ejecutar medidas fiscales contractivas en los países que reciben los fondos en pena recuperación.

La propuesta es mejor pero insuficiente

El cambio de discurso de la UE respecto a las ayudas públicas empresariales, incluso ahora dotando de fondos para que se lleven a cabo, parece un asunto de un caldo suficiente para ser analizado en profundidad y parte, aunque sea necesaria su puesta en marcha.

En términos generales parece que la Comisión ha hecho una propuesta algo mejorada respecto a la del 22 de abril, pero muy insuficiente para la solución del problema y muy marcada por las tensiones y divisiones que en este momento afectan al proyecto europeo y se manifiestan en el seno del Consejo.

UGT cree necesario que el Gobierno español siga negociando junto con aquellos países en una problemática similar hasta el próximo consejo, en aras a conseguir una dotación suficiente, una ejecución sin condicionalidad y una dotación de recursos a la UE que dé muestras de acomodar el impacto por parte de aquellos países más beneficiados por la existencia del mercado único.

El sindicato advierte además que lo que se presentó ayer por parte de la Comisión es una propuesta que debe ser aprobada por el Consejo de estados miembros, el próximo mes de julio. Su contenido podría variar sustancialmente, ya que su aprobación requiere un acuerdo unánime de los miembros del Consejo.