Invertir en cuidados es invertir en más empleo de futuro y menos discriminación

Versión para impresiónVersión para impresión

Dignificar las tareas de cuidados podría suponer un aumento del 15% en el PIB de España y millones de empleos


La Unión General de Trabajadores reclama aumentar la inversión en cuidados para combatir la discriminación que sufren las mujeres en el trabajo y en la sociedad y para crear empleo decente y de futuro.

El sindicato considera imprescindible dignificar de manera urgente el trabajo doméstico y de cuidados. Se trata de una relación laboral, el hogar un centro de trabajo y quienes emplean, empleadores. Por ello, la Administración debe establecer mecanismos flexibles para que éstos puedan cumplir con sus obligaciones.

En la actualidad, los cuidados familiares son el origen de una triple discriminación: de género, porque la mayor parte de las que realizan esta tarea son mujeres; económica, porque depende de cuánto tienes y dónde vivas podrás tener derecho a unos servicios u otros; y social, porque no todo el mundo puede acceder a ellos (aquellos con menos recursos, los más vulnerables, no los tienen).

En este sentido, UGT recuerda que España ocupa el 13º puesto de la Unión en gasto total en protección social y en el gasto en edad avanzada y el 15º en gasto por familia e hijos. El empleo en ambas actividades constituye el 4,73% del total de empleos de la UE, pero en España baja al 2,7%.

Así lo refleja el sindicato en su “Guía de permisos de corresponsabilidad en los cuidados familiares”, donde se demuestra que cuanto mayor es el gasto en protección social se genera más empleo en actividades de servicios sociales y asistencia en establecimientos residenciales y, por tanto, menos demanda de cuidados en el entorno familiar y también menor nivel de empleo como empleadores de personal doméstico. En todos los Estados miembros de la Unión Europea, el trabajo doméstico y actividades relacionadas con los cuidados son sectores muy feminizados, con porcentajes que no bajan del 60% de mujeres empleadas, y en algunos casos llegan al 100%.

Por tanto, UGT reclama dignificar estos empleos. La OIT estima que se podrían crear 269 millones de puestos de trabajo en todo el mundo si, para 2030, se duplica la inversión en educación, salud y trabajo social.

Acabar con la brecha de género en este sector

UGT señala que una parte muy importante de estas tareas de cuidados se realizan en el entorno familiar. Hoy por hoy los realizan fundamentalmente las mujeres. Y esta esclavitud tangible tiene una gran repercusión en términos económicos y humanos sobre la riqueza del país. Podría suponer el 15% del PIB en España y se podrían generar millones de empleos.

En este sentido, según la EPA, 9 de cada 10 personas que abandonan su trabajo para cuidar de un familiar son mujeres; de los 17,3 millones de personas de 18 a 64 años con algún hijo propio o de la pareja, el 28% abandonó su trabajo al menos un mes para cuidarlos, según el INE. De ellas, el 87% fueron mujeres y además son las que se interrumpen sus carreras por periodos más largos; en cuanto a familiares dependientes mayores de 15 años, el 70% de las personas que dejaron de trabajar para su cuidado fueron mujeres.

De esta forma, este año se han incrementado las prestaciones por paternidad por encima de la maternidad (140.716 prestaciones por paternidad frente a 124.867 de maternidad). Para el sindicato, es curioso que los permisos para el cuidado de familiares no retribuidos son para las mujeres y los retribuidos sean los hombres.

Además, son las mujeres las que solicitan mayoritariamente las excedencias, 9 de cada 10, tanto para cuidar de hijas e hijos, como para el cuidado de un familiar.

Propuestas de UGT

Para UGT, es fundamental aumentar la inversión en cuidados; transponer cuanto antes la Directiva 2019/1158, del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de junio de 2019, relativa a la conciliación de la vida familiar y vida profesional de los progenitores y los cuidadores sin esperar el plazo de 3 años (agosto 2022) que establece el texto comunitario; y establecer un permiso parental con carácter individual e intransferible de 2 meses para cada progenitor, remunerados, de modo que se facilite el que ambos progenitores puedan disfrutar el permiso parental hasta que el menor cumpla 8 años.

Además, el sindicato demanda un permiso para cuidadores de 5 días laborales al año, retribuido, a la que pueden acogerse las personas trabajadoras a fin de prestar cuidados o ayudas personales a un familiar o a una persona que viva en el mismo hogar que el trabajador y que necesite asistencia o cuidados importantes por un motivo grave; permisos retribuidos para el cuidado familiar, de carácter individual e intransferibles, para evitar el abandono temporal del empleo o la renuncia involuntaria a una promoción profesional para las mujeres, por dedicarse al cuidado de familiares; y aumentar la oferta de servicios de escuelas infantiles de 0 a 3 años y de cuidados de larga duración accesibles y asequibles.

Todo ello con más inversión pública y retomando el sentido inicial de la Ley de Dependencia, porque España está en el furgón de cola de los países europeos que dedican menos recursos a la dependencia. España destina solo el 0,7% del PIB, frente al 1,8% de la media europea y lejos de países como Dinamarca que dedica el 4,5% de su PIB o Italia, con el 1,8% de su PIB; y ratificando el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, que nuestro país tiene pendiente para que estas cuidadoras tengan condiciones dignas de trabajo y que no sean de segunda.


► "Guía de persmisos de corresponsabilidad en los cuidados familiares: derechos para hacer compatible la vida laboral, familiar y personal"