Hay que regular mejor la figura del TRADE o suprimirla

Versión para impresiónVersión para impresión

Gonzalo Pino ha participado en el seminario “El trabajador autónomo económicamente dependiente en el marco de los nuevos modelos de prestación de trabajo”


El Secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha señalado que tras diez años de aplicación “es el momento de debatir sobre la necesidad de suprimir la figura del Trabajador Autónomo económicamente dependiente” (TRADE), porque se trata de una relación laboral que se mueve en la frontera de la ilegalidad. En este sentido, ha manifestado que “podemos asumir que exista una actividad laboral que implique un alto grado de autonomía o que cuente con rasgos característicos del trabajo autónomo pero su regulación debe hacerse dentro del ámbito de la legislación laboral y del Régimen General de la Seguridad Social”.

Pino, que ha hecho estas declaraciones durante su intervención en el seminario “El trabajador autónomo económicamente dependiente en el marco de los nuevos modelos de prestación de trabajo”, ha precisado que “nuestro futuro mercado de trabajo no se puede permitir, ni la inseguridad jurídica, ni el potencial fraude, ni la precarización de las condiciones laborales que, en estos momentos, proporciona la figura del TRADE”. 

Una figura que nace con las reformas laborales y las empresas multiservicios

El Secretario de Política sindical ha recordado que esta figura nace justo antes de la crisis económica y su evolución y utilización están inmersos en el mismo escenario social que las Reformas Laborales y las empresas multiservicios, con la misma forma de actuación: sustituir trabajadores con derechos por otros de menor coste laboral.

Ha dicho que “para una empresa trabajar con TRADEs y falsos autónomos es la forma más económica de organizar y dirigir una plantilla, casi sin costes sociales, ni costes laborales, y también, de recibir ayudas oficiales”, es el caso, por ejemplo, de las plataformas digitales de cuidado para mayores. Sin embargo, “para un trabajador, ser TRADE es la forma más fácil de ver reducidos sus derechos laborales y su protección social”.

Pino ha alertado a los potenciales TRADE que antes de firmar ningún contrato examinen si detrás de la oferta se esconde un falso autónomo. Ha demandado más recursos y medios para la Inspección de Trabajo para detectar los casos de falsos autónomos y sancionar a las empresas que pretenden ahorrar costes y pagar menos impuestos, con el consiguiente perjuicio a la Seguridad Social.

Asimismo, ha dicho que hay que plantearse cómo la negociación colectiva va a dar respuesta a los retos que conllevan los cambios tecnológicos y ha señalado que hay que anticiparse y regular, desde el diálogo social, las nuevas formas de trabajo asociadas a la economía digital.

Ha concluido que “la sociedad del siglo XXI, la modernidad y el desarrollo tecnológico, no debe estar reñido con la reivindicación del papel del Derecho del trabajo y el aumento de la competitividad y la productividad empresarial”.