Hay que frenar la subida incontrolada de los precios y aumentar los salarios

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT exige adoptar medidas eficaces para atajar la subida de precios de bienes y servicios básicos; una subida generalizada de los salarios para evitar la pérdida de poder adquisitivo de las trabajadoras y los trabajadores; y derogar ya la reforma laboral, para acabar con la precariedad de los empleos. Sólo así será posible afianzar la recuperación económica


La subida del IPC está provocando una pérdida en la capacidad adquisitiva de las familias, sobre todo en aquellas que disponen de menos recursos. El acusado aumento de los precios de los bienes y servicios de primera necesidad, como la luz o los alimentos no elaborados, está pasando factura, sin que se tomen las medidas adecuadas para contrarrestar sus efectos. Los aumentos salariales registrados hasta la fecha (un 1,5% en lo que va de año en la negociación colectiva y un 1,6% sólo desde el 1 de septiembre en el caso del SMI) son insuficientes para compensar el aumento del nivel de precios. 

Esta pérdida de poder de compra puede generar un nuevo aumento de la desigualdad y de los niveles de pobreza y dificultar la recuperación al afectar a la demanda interna por la insuficiencia de ingresos para consumir.

Por lo tanto, desde UGT instamos a la patronal a sentarse a negociar un V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, que facilite que se pacten crecimientos salariales adecuados a la situación actual, que permitan simultáneamente mejorar la calidad de vida de las personas trabajadoras, reforzar la reactivación de la actividad y la creación de empleo en los distintos sectores económicos y empresas, atendiendo a sus circunstancias particulares. Desde UGT, queremos situar los 1.100€ de salario mínimo en convenio.

También es fundamental concretar la senda de crecimiento del SMI para los próximos años, de manera que ya en 2022 se sitúe al menos en 1.000 euros al mes, y en 2023 alcance el nivel equivalente al 60% del salario medio (en torno a 1.050 euros).

Paralelamente, aprovechando de manera eficiente los fondos europeos del plan Next Generation EU, es preciso mantener una política económica expansiva, centrada en la recuperación y la creación de empleo, a la vez que se implementan medidas efectivas para atajar los factores que están propiciando una subida del nivel general de los precios que afecta de manera desigual a las personas, encareciendo el acceso de bienes y servicios básicos a quienes más lo necesitan. 

También es necesario ampliar y mejorar las medidas de protección social recogidas en el Proyecto de los Presupuestos Generales del Estado, asegurando que la recuperación se logra sin dejar a nadie atrás. 

Datos

La información publicada hoy por el INE presenta una tasa de variación anual del IPC del 4,0%, siete décimas superior a la registrada en el mes de agosto. Se trata de la mayor variación anual desde septiembre de 2008. Sin embargo, la inflación subyacente, que excluye los productos energéticos y los alimentos no elaborados, registra una variación anual muy inferior, concretamente del 1,0%. La diferencia observada entre ambos indicadores es la mayor desde que comenzó la serie histórica en agosto de 1986.  

La causa principal de este elevado nivel de precios se encuentra en el incremento del precio de la electricidad, que continúa batiendo records a medida que transcurre el tiempo. También ha influido el aumento del precio del gasóleo para calefacción y gas dentro del grupo de vivienda, donde igualmente se incluye la electricidad. No obstante, hay otros grupos de bienes y servicios que también han afectado al alza en este mes, aunque en menor medida, como son los precios del grupo de ocio y cultura (0,9% anual) o los del transporte (9,8% anual).