Europa tiene que cumplir su promesa de impulsar la igualdad y un salario justo para las mujeres

Versión para impresiónVersión para impresión

Renunciar a la transparencia salarial por el Covid-19 sería una traición a las trabajadoras que están en primera línea


La Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que UGT forma parte, insta a la Comisión Europea a cumplir su promesa de aprobar medidas vinculantes para impulsar la igualdad y un salario justo para las mujeres.

Las medidas vinculantes de transparencia salarial para cerrar la brecha salarial de género, del 15% de media en salario/hora en la Unión Europea, fueron una de las cinco promesas que Úrsula von der Leyen prometió cumplir dentro de los cien días posteriores a su toma de posesión como presidenta de la Comisión Europea.

Pero una filtración de la Comisión Europea ha revelado que las actuaciones ampliamente retrasadas para lograr la igualdad de género y un salario más justo para las mujeres podrían ser olvidadas. La filtración dice: “En cuanto a la transparencia salarial, aunque haya sido en las directrices políticas, debe tenerse en cuenta que cualquier cambio sustancial significará inevitablemente una mayor carga administrativa para las empresas. Es cuestionable si el otoño será realmente el momento adecuado para esta propuesta”.

Una alta traición hacia las mujeres

Para la CES, esto sería una traición a millones de mujeres que trabajan de manera desproporcionada en trabajos que las colocan en la primera línea de esta crisis. Los datos de Eurostat muestran que el  78% de todos los trabajos de la salud, incluidas 4,1 millones de cuidadoras personales mal pagadas y altamente expuestas, son mujeres.

Desde la CES, se ha remitido una carta a Helena Dalli, comisionada para la igualdad, para advertirle que un retraso sería un “error con consecuencias de largo alcance”.

Para apoyar esta acción, la Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha dirigido una carta al comisario español Josep Borrell, para reiterar qué si la filtración que nos ha llegado es correcta, el sindicato pide que sea reconsiderada. UGT valora ese enfoque como un error de consecuencias de largo alcance.

Las acciones para garantizar la igualdad salarial no pueden ponerse en duda. La igualdad salarial es un requisito del Tratado de la UE, no es una opción en tiempos de bonanza. Existe una fuerte interconexión entre la necesidad de crear una nueva normalidad después del Covid-19 y garantizar un salario igual y justo.

La Directiva de transparencia salarial de género debe ser una realidad

En toda la UE, los trabajadores clave en todos los sectores en los que las mujeres trabajan mayoritariamente están injustamente mal pagados e infravalorados. El Covid-19 ha puesto de relieve salarios injustos determinados por el mercado, como el personal de limpieza, los trabajadores y trabajadoras minoristas, de transporte, asistenciales y sanitarios han puesto en relieve el valor real que brindan a la sociedad y a la economía.

Ya es hora que las y los trabajadores con salarios bajos obtengan ingresos permanentes y ganen salarios justos con beneficios adecuados. La anunciada Directiva de transparencia salarial de género debe seguir adelante y, además, debe reformularse para abordar las causas profundas de la desigualdad y la infravaloración del trabajo de las mujeres.

De esta forma, UGT se suma a las declaraciones de la secretaria general adjunta de la CES, Esther Lynch: “La credibilidad de la presidenta de la Comisión Europea está en juego, Úrsula von der Leyen convirtió la transparencia salarial vinculante en una de sus prioridades, por lo que abandonarla sería una gran promesa rota”.

La CES, y más de veintiún sindicatos nacionales de catorce estados miembros y seis federaciones sindicales sectoriales europeas, han escrito a los comisarios europeos para hacer llegar su preocupación por el abandono de la propuesta de una Directiva sobre transparencia salarial.