España tiene casi 7 puntos menos de presión fiscal que la media de la zona euro

Versión para impresiónVersión para impresión

​España posee 6,8 puntos menos de presión fiscal que la media de la zona euro, una diferencia que supuso, con el PIB de 2015, un déficit de 73.143 millones de euros.

La diferencia respecto de otros países centrales de la zona es mucho mayor: 13,3 puntos con Francia y 8,9 con Italia, por citar dos de los más cercanos. Y 13 puntos también con Dinamarca, país al que, por cierto, muchos suelen poner como referencia en materia de mercado laboral por su llamada flexiguridad, mientras que ocultan datos tan importantes como éste.

Presión fiscal en la UE

En azul, los países de la UE que no forman parte de la zona euro

Cuadro 1.PNG 

Fuente: Eurostat

En nuestro país, el Estado recauda 182.008 millones en impuestos y tasas y el grueso de esta recaudación se debe al IRPF, con 72.345 millones - el 39,7% del total de la recaudación tributaria total-, y el IVA, con 60.305 millones –el 33% del total-.

Más del 80% de la recaudación por el IRPF proviene de las rentas del trabajo

Por otro lado, el Estado ingresa además 100.579 millones en cotizaciones a la Seguridad Social. Lo que hace un total de ingresos fiscales (tributos) y parafiscales (cotizaciones) líquidos (recaudación efectiva) de 282.587 millones de euros.

Del total de las rentas declaradas en el IRPF, el 84% son rentas del trabajo (remuneraciones salariales y pensiones), un porcentaje similar al que suponen del total de lo recaudado en retenciones, el 82%.

Desde el inicio de la crisis, han sido los trabajadores los que han soportado la mayor parte de la carga tributaria estatal, no las empresas. De hecho, el Impuesto de Sociedades recauda 10 puntos menos ahora con respecto a 2007.

Según la Agencia Tributaria (AEAT), en el año 2007 el Impuesto de Sociedades suponía un 23,21% de la recaudación fiscal de los cuatro grandes impuestos (IRPF, IVA, Sociedades e Impuestos Especiales), mientras que el IVA suponía un 28,93%. Sin embargo, en 2015, el Impuesto de Sociedades recauda diez puntos menos, el 13,19%, mientras que el IVA se sitúa diez puntos por encima, el 38,65%, y junto con el IRPF suponen el 77,52% de la recaudación total de esos cuatro bloques impositivos.

Mientras las empresas cada año pagan menos impuestos, los trabajadores tienen que tributar más aun con peores empleos y salarios.

Cuadro 2.PNG 

Los sucesivos gobiernos han ido aplicando medidas para reducir la tributación efectiva de las rentas empresariales, mientras han ido estableciendo un sistema menos progresivo, incrementando el peso de la imposición indirecta. Menos protección a las personas y un sistema de impuestos más desequilibrado, aumentando con ello las desigualdades y los niveles de pobreza.

Los impuestos sustentan nuestros servicios públicos y la reducción de obligaciones fiscales para empresas y grandes patrimonios está provocando un recorte sustancial de los mismos, lo que supone una reducción de derechos claro para los ciudadanos españoles.

Para UGT es necesario llevar a cabo una reforma integral del sistema fiscal en España justa y equitativa, que potencie la progresividad, que dote de mayores recursos económicos y humanos a la Agencia Tributaria y fomente la concienciación colectiva para conseguir un sistema fuerte, estable y suficiente.

Los que más tienen deben pagar más y hay que luchar de una vez por todas contra el fraude fiscal, que, según algunos cálculos, asciende a unos 80.000 millones de euros que podrían ser destinados a cubrir los gastos necesarios de los servicios fundamentales.

Necesitamos un sistema fiscal que obtenga los ingresos necesarios para cubrir los gastos, que acabe con el fraude y que sirva para alcanzar un Estado de Bienestar digno a la altura del que reclama la ciudadanía.