El paquete de medidas de ahorro y eficiencia energética es positivo, pero se queda corto

Versión para impresiónVersión para impresión

Son necesarias acciones más ambiciosas en la lucha contra la emergencia climática y medidas que tengan en cuenta a los consumidores vulnerables


La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores valora el paquete de medidas de ahorro, eficiencia energética y de reducción de la dependencia energética del gas natural, aprobadas ayer por el Consejo de Ministros para poner en marcha el acuerdo político alcanzado en la reunión del Consejo Extraordinario de Ministros de Energía de la UE.

El acuerdo en Europa supone la reducción voluntaria de la demanda de gas natural del 15% entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023 respecto a la media del mismo periodo de los últimos cinco años. Reducción de la demanda de gas que, en el caso de España, estaría por debajo del 7% por la elevada seguridad de suministro y la baja dependencia de gas ruso, así como de la gran capacidad de plantas de regasificación que permiten acceder al mercado global de gas natural licuado (GNL).

El paquete de medidas establece que los edificios de la Administración General del Estado, así como los inmuebles de las administraciones públicas, establecimientos comerciales, grandes almacenes o centros comerciales; espacios culturales o las infraestructuras destinadas al transporte de personas contarán con 7 días para hacer efectiva una limitación en vigor hasta el 1 de octubre de 2023 y supondrá, entre otras cosas:

- Mantener las temperaturas de calefacción y refrigeración entre 19 y 27 grados centígrados, exhibir en carteles o pantallas las medidas obligatorias de ahorro, y otras adicionales que reduzcan el consumo.
- Disponer de cierres automáticos en las puertas de acceso para impedir que se queden abiertas permanentemente, o apagar el alumbrado de los escaparates a partir de las 22.00 horas (se aplicará también a los edificios públicos desocupados en ese momento).
- Además, aquellos inmuebles que hayan pasado la inspección de eficiencia energética antes del 1 de enero de 2021 deberán someterse a una revisión extraordinaria antes del 31 de diciembre y se recomienda el teletrabajo en administraciones públicas y grandes empresas, para ahorrar en el desplazamiento y el consumo térmico de los edificios.

La medida, que no afecta a hospitales ni centros educativos y viene a reforzar lo recogido en la orden PCM/466/202 de Plan de medidas de ahorro y eficiencia energética dirigido a la Administración General del Estado y entidades del sector público estatal, es positiva puesto que implica que la AGE asuma el papel de liderazgo sirviendo como modelo, pero deben ser implementadas con otras que permitan el acceso a la energía de los consumidores vulnerables.

La acción climática es parte importante de la solución para garantizar un suministro de energía suficiente

Para UGT se trata de acciones que deberían haberse adoptado hace tiempo para no seguir financiando a Rusia y alargar la guerra en Ucrania, y son esenciales en la lucha contra la emergencia climática y para alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo.

Por ello, más allá del escenario geopolítico y de la crisis de los precios de la energía, es necesario acometer acciones más ambiciosas en la lucha contra la emergencia climática que conduzcan, a medio plazo al fin de la utilización de los combustibles fósiles y a un sistema energético renovable que tenga como prioridad el ahorro y la eficiencia energética ya que la acción climática es una parte importante de la solución para garantizar un suministro de energía suficiente, la seguridad e independencia energética, el acceso a la energía, la reducción de fluctuación de los precios de la energía y la disponibilidad de materias primas.