El diésel, la automoción y el medio ambiente: por una transición justa

Versión para impresiónVersión para impresión

Nueva entrada en el blog "Valor Sindical" de Pepe Álvarez


A nadie se le escapa la importancia del sector de la automoción para España. Pero merece la pena refrescar la memoria con algunos datos: el sector supone el 8,5 % del Producto Interior Bruto (PIB) español, aunque, si se suman las actividades de comercialización, posventa, servicios financieros o seguros, se eleva hasta el 10 % del PIB nacional; factura más de 95.000 millones de euros al año (sumando los fabricantes de automoción y de componentes), produce cerca de tres millones de vehículos y exporta el 84% de lo que produce; y en España se matriculan cada año más de un millón de vehículos.

 

Contribuye a la Hacienda Pública con más de 26.000 millones de euros. El sector del automóvil, vehículos industriales y componentes es también uno de los nichos de empleo más estables y con mayor crecimiento. Es una industria que sigue generando trabajo cualificado y estable, en la que el 83% de sus empleados tiene un contrato indefinido, y supone el 9% del total de la población activa en España. Un sector que, gracias en gran medida a la negociación colectiva y el diálogo entre empresarios y sindicatos, ha sabido sortear la crisis en sus peores momentos y afianzarse en la recuperación. Solo un pero: apenas existen centros de diseño, investigación, desarrollo e innovación en España y los centros de decisión de estas empresas, la inmensa mayoría multinacionales extranjeras (en el caso de los fabricantes, son todos, y solo en caso de los componentes existes multinacionales españolas que además si tienen sus centros de diseño, investigación y de dirección en España)

 

Ahora surgen nubes borrascosas en este panorama y estamos muy preocupados por la posición del Gobierno de España en materia de emisiones de gases contaminantes, la situación de los motores diésel y la transición energética. Creemos que hay que huir de posiciones maximalistas, con una transición justa en el tiempo. Es cierto que el acuerdo alcanzado esta semana por los ministros de Medio Ambiente de los países de la Unión Europea para que reducir un 35% las emisiones de turismos nuevos en el año 2030, de acuerdo con la postura defendida por el Gobierno alemán y apoyada desde el comienzo de la negociación por nuestra ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, abre puertas a ese camino y permite a la presidencia austriaca del Consejo Europeo negociar en ese sentido con la Comisión Europea.

Sigue leyéndome -->>