Definir una respuesta europea que solucione el problema de los refugiados

Versión para impresiónVersión para impresión

​El Secretario General de UGT, Cándido Méndez, ha demandado mayores esfuerzos para combatir la crisis de refugiados en Europa. “Hay que definir una respuesta europea, porque ahora no la hay. La dimensión ética del proceso de construcción europea está en entredicho”.

Cándido Méndez ha realizado estas declaraciones en la jornada convocada por el Consejo Económico y Social Europeo sobre la crisis migratoria en Europa, donde ha señalado que “estamos ante un reto que ha venido para quedarse y en la Unión Europea la visión es defensiva y cortoplacista”.

“Los compromisos que tenía la Comisión Europea de reubicar a 160.000 refugiados, que era una cantidad claramente insuficiente en relación a la magnitud de las personas que estaban solicitando asilo, está lejísimos de alcanzarse. Personas reubicadas en Europa son 459, en España 18. Y las plazas de reubicación que se han ofertado son 4.200 en toda Europa y en España 50. Ni siquiera el compromiso que se adquirió en su día está en condiciones de cumplirse ni por asomo”.

“Está habiendo un repliegue en la UE. Hay más expulsiones de inmigrantes que acogidos. Se podría llegar a la conclusión descorazonadora de que el debate de ideas lo han ganado los populistas y los xenófobos, porque son estas ideas las que están avanzando de manera clara”.

Como ejemplo, ha señalado la decisión del Parlamento danés de requisar los bienes de los refugiados como “un claro retroceso para la construcción europea. La Comisión Europea ha dicho ya que va a revisar esa norma, pero si llega a la conclusión de que esa norma es correcta ya no estamos en la Europa que queremos”.

Pero, a su vez, “a la Comisión le parece bien que expulsen Alemania, Suecia y Finlandia a 100.000 personas. Es un tema preocupante. Se produce una involución en relación con la libre circulación y esto afecta también a la circulación de los trabajadores en Europa, con fuertes restricciones. Es el caso de la negociación entre el Reino Unido y la Comisión Europea, en la cual el gobierno británico lo que no quiere son migrantes pobres, sean comunitarios y extra”.

Por ello, Cándido Méndez ha señalado que estamos ante una “situación que supone un retroceso muy serio en relación a los valores que le dan sentido a la constitución de la Unión Europea. Aquí hay normas que se imponen, como son los planes de estabilidad, y sin embargo no se salvaguardan derechos humanos fundamentales como algo obligatorio, de forma tal que cada país hace lo que le da la gana”.

Hay que ver el programa sobre el que se asentará el nuevo Gobierno

En relación a la situación política de nuestro país, el Secretario General de UGT ha considerado “positivo que hayamos pasado de una situación de bloqueo, en la que no había ningún candidato a la investidura, a que se haya abierto la posibilidad de que se pueda configurar un nuevo Gobierno. La hipótesis de repetición de elecciones no es positiva y se corre el riesgo de que se reproduzcan los mismos resultados, por lo que estaríamos en el día de la marmota política”.

En este sentido, ha manifestado que “ese nuevo gobierno tiene que tener un programa que no va a ser el programa de ninguno de los partidos, sino que será el resultado del debate”. Por ello, en relación a algunos planteamientos, como el contrato único de Ciudadanos, “si de verdad quiere se configurar un Gobierno se deberá llegar a la conclusión de que no se puede imponer ninguno de los aspectos de los programas”.

“Hay que esperar el programa sobre el que se asiente ese Gobierno, que debería contener como ejes fundamentales la lucha contra el paro, la recuperación del empleo de calidad, la recuperación de los salarios y los servicios públicos, y la lucha contra la desigualdad”.

En cualquier caso, “el Parlamento no debe esperar a la configuración del Gobierno para debatir una serie de temas en los que creo que hay mayoría parlamentaria suficiente. Por ejemplo, estamos en un proceso de recogida de firmas para una prestación de ingresos mínimos para ayudar a solventar el problema que padecen 2,1 millones de personas que están en situación de exclusión y pobreza. Hay mayoría parlamentaria suficiente para llegar a un acuerdo de esa naturaleza, incluso el PP no pondría ninguna objeción de fondo porque cuando la presentamos en el parlamento estuvieron todos los grupos incluido el Grupo Parlamentario Popular”.

Además, “hay un elemento que también se debería abordar sin mayor dilación, como es el ejercicio de las libertades y los derechos fundamentales, como es la derogación del art. 315.3 del Código Penal, que cercena el ejercicio del derecho fundamental de huelga”.

 

 

Extracto de la intervención de Cándido Méndez, Secretario General de UGT