Convertir la provocación de los jueces alemanes en un paso adelante para Europa

Versión para impresiónVersión para impresión

Destacados del artículo que con este título se ha publicado, por Cécile  Boutelet, en Le Monde el 13 de mayo de 2020 con el título: "Convertir la provocación de los jueces alemanes en un paso adelante para Europa "

El fallo del Tribunal Constitucional de Karlsruhe pone peligrosamente en tela de juicio el derecho europeo. Pero también plantea una cuestión crucial en medio de la crisis de Covid-19: ¿debería dejarse al BCE solo para tratar la cuestión de los desequilibrios en Europa?" según publica Cécile Boutelet, Corresponsal en Berlin del Diario Le Monde.

La sentencia del Tribunal Constitucional alemán del 5 de mayo sobre el Banco Central Europeo (BCE) ha desencadenado un debate sin precedentes, según Boutelet, que dice que "los jueces del tribunal de Karlsruhe escandalizaron a la opinión pública al introducir un precedente arriesgado en su jurisprudencia al permitirse impugnar una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJEU)".

"Los jueces alemanes son conscientes de este riesgo y creen que tienen razones para correrlo" -asegura-. "La decisión del 5 de mayo es otro episodio más de una larga lucha entre los dos tribunales sobre los límites del derecho europeo en la Constitución nacional, de la que se hacen eco en otros lugares de Europa. Este último ataque está indudablemente abierto a las críticas. Pero al menos tiene el mérito de provocar un debate sobre el fondo: el debate sobre el control democrático de la creación monetaria en Europa. E indirectamente, el de la cohesión dentro de la zona euro", añade Boutelet en Le Monde.

Para la corresponsal en Berlín de Le Monde, "este rotundo fallo podría ser una oportunidad para interrogar a Berlín sobre estos temas. Desde la crisis del euro en 2011, los conservadores (Unión Demócrata Cristiana y Unión Social Cristiana, CDU-CSU) en el poder en Alemania han rechazado cualquier idea de emisión conjunta de deuda a nivel europeo. Advierten del riesgo de que un Estado europeo sea rescatado por otro, lo cual está prohibido por los tratados que rigen la zona euro. Para los conservadores y los liberales - así como para el partido de extrema derecha AfD - cualquier idea de una seguridad de deuda común es tabú: cada Estado debe seguir siendo responsable de su propio riesgo y corregir los desequilibrios en casa mediante la aplicación de reformas estructurales".

"Monetización de la deuda"

"Excepto que esto no engaña a nadie" -señala Cécile Boutelet-. "A falta de una política presupuestaria común, Alemania deja que el Banco Central Europeo asuma la responsabilidad de corregir esos desequilibrios mediante la creación de moneda. La forma en que funciona es la siguiente: el BCE compra grandes cantidades de títulos de deuda pública europea en los mercados y los convierte en dinero. Esta es la "monetización" de la deuda".

"Para ello, se basa tanto como puede en los límites de su mandato. Mario Draghi y Christine Lagarde, durante sus mandatos como Presidentes del BCE, recordaron, cada uno en su momento, sus preocupaciones sobre esta práctica, repitiendo que la acción del Banco Central Europeo no puede ser suficiente para responder a las crisis y que los Estados deben también tomar su parte. No todos los programas de inversión equivalen a un rescate", indica la corresponsal en Berlín de LeMonde.

"La financiación indirecta de las deudas de los Estados europeos a través de la creación monetaria es efectivamente legal (incluso los jueces alemanes lo han reconocido), pero no está exenta de efectos perversos: formación de burbujas en los mercados bursátiles, mantenimiento artificial de empresas enfermas, aumento considerable de los precios de los bienes inmuebles, lo que tiene consecuencias sociales".

Para Cécile Boutelet, "el Tribunal Constitucional alemán ha preguntado si estos riesgos para los ciudadanos son proporcionales a los beneficios esperados de los programas de recompra de acciones. Indirectamente, plantea la cuestión de si se puede dejar a una institución que no ha sido elegida democráticamente la misión de utilidad común de corregir las diferencias entre los países de la zona del euro, incluso de manera puntual".

"Este doloroso debate ha sido cuidadosamente evitado por los conservadores alemanes en el poder desde 2005, que no pierden oportunidad de criticar la acción del BCE", según Boutelet, quien considera que "hay que volver a poner la política en primer plano. El fallo de Karlsruhe pone de relieve esta hipocresía -dice- y "puede allanar el camino para un posible cambio de discurso en Alemania. El momento es oportuno: la crisis del coronavirus está afectando a todos los países europeos al mismo tiempo. Es imposible invocar los errores de un gobierno como razón para negarse a tenderle una mano. Berlín también se ha liberado de su obligación de equilibrar su presupuesto".

Entonces, se pregunta la corresponsal en Berlín de Le Monde ¿por qué no decidir, para hacer frente a la crisis actual, volver a poner la política en primer plano? ¿Generar deuda común europea, abiertamente y bajo control parlamentario, en lugar de confiar en los programas del BCE?

"La deuda común ha sido objeto de debate durante mucho tiempo. Se llaman "eurobonos" o "coronabonos", en el caso de la crisis actual. Varios funcionarios europeos abogan por esta solución. Pero hasta ahora, Berlín siempre ha dicho nein- Sin embargo, el debate sobre el tema no está congelado al otro lado del Rin. Desde hace semanas, se han acumulado voces en defensa de los eurobonos. A mediados de marzo, una docena de economistas de renombre, entre ellos los presidentes de los prestigiosos institutos económicos de Colonia (Michael Hüther) y Kiel (Gabriel Felbermayr), se pronunciaron a favor de la emisión de títulos de deuda conjunta, limitada a esta crisis, por un importe de 1.000 mil millones de euros".

Reiner Hoffmann (DGB) "sin "coronabonds" no lo lograremos

Para Cecil Boutelet, "opuestos a estos préstamos en 2011, ahora creen que son esenciales para evitar la implosión de la zona euro. Y en este caso cita que la industria también está haciendo oír su voz: Herbert Diess, el jefe de Volkswagen, preocupado por la salud de sus subcontratistas y sus marcas extendidas por toda Europa, dijo a finales de marzo: "En una situación de crisis como ésta, los eurobonos son un medio que al menos debería discutirse”. En este sentido señala que el propio Presidente de la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB), Reiner Hoffmann,  siguió esta senda en el diario Die Welt el martes 12 de mayo: "Sin "coronabonds" no lo lograremos”. Esta deuda común podría ser virtuosa si financia la recuperación europea a través de inversiones, en particular para la transición ecológica".

El Tribunal Constitucional tiene una inmensa autoridad moral en Alemania. La sentencia del 5 de mayo, dictada tras una apelación presentada por notorios euroescépticos, -indica la corresponsal en Berlín- podría paradójicamente hacer que los últimos miembros restantes del campo conservador alemán cedieran a la idea de un gran plan de recuperación europeo. Si fuera políticamente aceptado, la legitimidad democrática de tal plan no podría ser cuestionada. Una salida por lo alto de la sentencia de Karlsruhe.

Cécile Boutelet resalta si es ésta una señal positiva en esta dirección y responde que,  preguntada al respecto en el Bundestag el miércoles 13 de mayo, Merkel admitió que el fallo de Karlsruhe "incitaría [a Alemania] a hacer más en el campo de la política económica para avanzar en la integración política de la unión monetaria", reconociendo los límites actuales de esta construcción. "La decisión de los jueces alemanes debe ser respondida ahora con una clara orientación política”, dijo, afirmando la necesidad de consolidar el euro como una moneda fuerte. “Los cambios en el tratado no deben ser un tabú”


Ver artículo completo de Cécile Boutelet. Corresponsal en Berlín de Le Monde: https://www.lemonde.fr/international/article/2020/05/13/transformer-la-p...