Continúa la tendencia a la precarización del empleo y el desempleo

Versión para impresiónVersión para impresión

​La Unión General de Trabajadores considera que las cifras publicadas hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social evidencian el carácter estacional de la generación de empleo, la elevada dosis de precariedad de los contratos registrados - sólo un 6% de los contratos indefinidos son a tiempo completo y el peso de los contratos a tiempo parcial sobre el total de contratos es del 34,2%-, la precarización de la contratación indefinida – con la extensión de un trabajo indefinido precario camuflado bajo el contrato de apoyo a emprendedores- o el descenso continuado de la tasa de cobertura por desempleo.

El sindicato subraya la necesidad de garantizar la protección social, revisar los criterios de acceso a programas como el Programa de Activación para el Empleo (PAE) y potenciar políticas activas de empleo que mejoren la empleabilidad y la formación y puedan lograr la inserción permanente de los desempleados.

Hay que derogar en su totalidad la reforma laboral y reponer los derechos de los trabajadores, y poner en marcha una política económica que apueste por elementos como la innovación, la formación y el conocimiento que permitan a la economía crecer a medio y largo plazo, aumenten la productividad y la competitividad y generen  empleos de calidad reduciendo de este modo las desigualdades y la pobreza.

En febrero de 2016 estaban registradas 4.152.986 personas desempleadas, según los datos publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Esta cifra supone un aumento mensual de 2.231 personas con respecto a enero (0,05%) y el dato interanual sigue mostrando un descenso del 7,96% es decir, 359.167 parados registrados menos que en el mes de febrero de 2015. En términos desestacionalizados la reducción es de 21.959 personas.

  • En este segundo mes del año desciende muy levemente el desempleo masculino en un 0,01% (200 parados menos) y, en cambio, sube el femenino un 0,11% (2.431 desempleadas más). No obstante, desde febrero de 2015 se han reducido ambos (un -10,69% en el caso de los hombres y un 5,54% entre las mujeres).
  • En febrero continuaban registrados 350.603 jóvenes. El desempleo entre los menores de 25 años ha aumentado un 3,65% mensual (12.342 parados jóvenes más en este mes), aunque en términos anuales se reduce un 9,52% (-36.898 jóvenes).
  • Por sectores de actividad, el paro registrado el pasado mes aumenta en la agricultura (un 7,09%) y en el colectivo sin empleo anterior (un 2,56%). En el resto se reduce: en la construcción un 1,50%, en la industria un 1,02% y en los servicios un 0,35%. En términos anuales desciende en el conjunto de actividades: en el sector agrícola un 7,38%, en la industria un 12,78%, en la construcción un 15,88%, en los servicios un 5,96% y en el colectivo sin empleo previo un 7,13%.
  • Por lo que respecta a los trabajadores extranjeros, el número de personas en desempleo sube en el mes un 0,47% (debido tanto al aumento del paro masculino como femenino), hasta alcanzar la cifra de 491.290 personas, aunque en la variación anual se observa un descenso del 10,06%.
  • El número total de contratos registrados en febrero decrece un 1,39% respecto a enero, situándose la cifra total en 1.377.480 contratos firmados. Si lo comparamos con los registrados en el mismo mes del año anterior, el volumen de contratos se incrementa un 12,27%: un 15,87% los indefinidos y un 11,88% los temporales. La proporción de indefinidos sobre el total de contratos sube hasta el 10,11%, cifra superior a la de enero (8,9%) y a la de febrero de 2015 (9,8%).
  • En un año, los contratos temporales a tiempo parcial han crecido un 13,91%, mientras los temporales a tiempo completo han aumentado un 10,84%. Desde febrero de 2015 aumenta un 16,86% la contratación indefinida a tiempo completo y un 14,11% la indefinida a tiempo parcial. El peso de los contratos a tiempo parcial sobre el total de contratos es del 34,2%, cifra superior a la del pasado enero (30,9%) y a la de febrero de 2015 (33,7%).
  • El contrato para emprendedores aumenta un 28,8% mensual y un 43,8% anual, llegando a un volumen de 13.194.
  • La afiliación a la Seguridad Social se sitúa en 17.167.712 cotizantes, 495.490 más que en febrero de 2015 (un 2,97%). En el mes, se han afiliado 58.167 personas más (un 0,42%) debido al incremento de afiliación en la construcción (un 3,17%), la educación (un 2,15%), las actividades primarias (un 2,08%) y la hostelería (un 2,11%).
  • El número de beneficiarios de prestaciones comienza el año con una nueva caída anual del 9,3%. Persisten los descensos, rebajando la tasa de cobertura al 55,74% en enero, 1,3 puntos menos que un año antes.

Conclusiones:

UGT muestra su preocupación por las cifras publicadas hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a pesar de la positiva evolución anual marcada por la recuperación económica. Febrero evidencia, de nuevo, los peligros del empleo creado:

  • Primero, el carácter estacional de la generación de empleo, ligado a las campañas como la de Navidad y rebajas que tienen como consecuencia, tras su finalización, un incremento del paro. Esto marca el carácter estacional que tiene buena parte del empleo creado en el país.
  • Segundo, la elevada dosis de precariedad que muestran los contratos registrados, produciendo una continua pérdida de calidad en el empleo. A pesar del aumento de la contratación indefinida en el mes, sólo el 6% de los contratos firmados son indefinidos a tiempo completo.
  • A ello se añade un fenómeno que se viene observando desde la entrada de la reforma laboral: la precarización de la contratación indefinida. Se está expandiendo un trabajo indefinido precario, camuflado bajo el contrato de apoyo a emprendedores, que va desplazando tanto a la  contratación indefinida ordinaria como a la contratación temporal tradicional, y que muestra rasgos de inestabilidad, bajos salarios y flexibilidad a favor de la empresa. Desde UGT hemos solicitado en repetidas ocasiones al Ministerio de Empleo información sobre el número de estos contratos que superan el periodo de duración de un año, ya que esta modalidad es susceptible de ser utilizada sin coste de indemnización por despido durante un periodo de hasta un año.

Tampoco hay que olvidar la extensión de la precariedad entre las personas que se encuentran en desempleo. En este sentido UGT insiste en que los mejores resultados del registro del desempleo siguen guardando relación con un efecto desánimo entre los desempleados.

El descenso continuado de la tasa de cobertura (del 70,6% en 2011 al 55,74% en 2016) y la extensión del paro de larga duración, junto a los procesos de emigración, podrían ser parte de este “adelgazamiento de las cifras de desempleo”.

Sigue destacando la cifra de desempleo de larga duración, que unido a la caída de la tasa de cobertura resulta en una necesidad urgente de revisar los criterios de acceso a programas como el PAE, que hasta la fecha, y a menos de 3 meses de su finalización, sólo ha dado cobertura a una cuarta parte de los posibles beneficiarios.

Para UGT la protección social debe garantizarse, mejorando la cobertura y reforzando las prestaciones por desempleo. Acompañando a esta medida, es imprescindible potenciar las políticas activas de empleo desde el ámbito público, dado que han sufrido las tijeras de la austeridad de manera especialmente acusada.

Las políticas activas de empleo y de intermediación no deben estar orientadas únicamente a subvencionar al sector privado, mediante bonificaciones a la contratación y acceso de las agencias privadas de colocación a la intermediación.

Hay que poner en marcha medidas de creación de empleo con recursos adicionales para los servicios públicos de empleo para mejorar la empleabilidad y la formación, y lograr la inserción permanente de los desempleados.

Asimismo, es preciso reponer los derechos de los trabajadores y derogar en su totalidad la reforma laboral, que sólo ha conseguido precarizar las condiciones laborales.

Junto a ello, hay que poner en marcha una política económica que apueste por los factores que permiten a una economía crecer a medio y largo plazo, en innovación, formación y conocimiento, logrando aumentos de productividad y competitividad, y que generen empleos de calidad, salvando la estacionalidad, a la vez que reducen las desigualdades y la pobreza.

 

Valoración de Toni Ferrer, Secretario de Acción Sindical de UGT