Buenas noticias para la futura constitución chilena

Versión para impresiónVersión para impresión

Tras una doble jornada de votaciones, durante el pasado fin de semana, y con más del 90% escrutado, los resultados muestran una clara victoria de las candidaturas de izquierda en las elecciones a convencionales constituyentes en Chile. Esta clara mayoría supone una excelente noticia para que la futura constitución chilena garantice derechos sociales, económicos, políticos y culturales fundamentales para el pueblo chileno, negados durante décadas por las políticas neoliberales que pusieron en marcha los diferentes gobiernos que sucedieron a la dictadura pinochetista, cuya constitución continua vigente a más de 30 años de la recuperación de la democracia.

Los resultados suponen una gran debacle para los partidos tradicionales en Chile, tanto en la derecha como en el centroizquierda, ante el avance de fuerzas de izquierda y de candidaturas independientes. Respecto de las fuerzas derechistas, la gran amenaza frente a verdaderos cambios en la nueva constitución, el pésimo resultado obtenido, que con solo 37 escaños no ha alcanzado el tercio de los convencionales constituyentes, impedirá que tenga poder de veto en la votación.

Los candidatos independientes han obtenido casi un tercio de los convencionales, alcanzando 48 puestos, erigiéndose como los grandes ganadores de la jornada. La opción de izquierdas (Apruebo dignidad) habría conseguido 28 puestos en la convención, mientas que la lista de centroizqueirda (Apruebo) ha conseguido 25 convencionales. Además, 17 puestos estarán reservados para representantes de los pueblos indígenas.

Pero además de las elecciones para los futuros redactores de la constitución, la jornada electoral en Chile se extendió a elecciones municipales y regionales, donde la izquierda tuvo grandes resultados, destacando la victoria en la capital del país, Santiago, de la candidata del Partido Comunista, Irací Hassler, quien obtiene por primera vez la alcaldía para su partido.

Con los resultados de las elecciones del pasado fin de semana, Chile se acerca a una constitución que dé cobertura para la conquista de derechos sociales históricamente reivindicados por el movimiento sindical y social chileno, entre los que se encuentran el trabajo decente, la educación gratuita, el fortalecimiento del sistema de salud público, un nuevo sistema de pensiones que reemplace el fracasado modelo privatizador y un modelo de relaciones laborales que permita una verdadera negociación colectiva y un papel relevante en el dialogo social para el sindicalismo chileno, entre otras importantes demandas. Además, la nueva constitución chilena contará con la participación de representantes de los pueblos indígenas y será la primera carta magna cuya elaboración provendrá de una convención paritaria entre hombres y mujeres.

Desde UGT queremos enviar nuestras felicitaciones y admiración al pueblo chileno, especialmente al movimiento sindical y a la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), protagonista fundamental de las luchas que han comenzado y continúan construyendo de forma sólida el camino hacia una nueva constitución. La sociedad chilena se impuso en las calles, en las recordadas manifestaciones de 2019 que fueron ferozmente reprimida por el gobierno de Piñera, y ahora en las urnas, a los poderes conservadores del país, y continúa escribiendo la historia de Chile con el objetivo de un modelo socioeconómico más justo para toda su población.