Las políticas del Gobierno están expulsando a la población migrante de este país

Versión para impresiónVersión para impresión

​La Unión General de Trabajadores denuncia que las políticas impuestas y regresivas del Gobierno del PP están produciendo la expulsión de cientos de miles de migrantes de este país. Así lo refleja el informe del sindicato “¿Movilidad o migración forzada por la pobreza y el desempleo?”, que muestra cómo entre 2012 y 2015 ha emigrado casi un millón de población nacional de terceros países, obligados a partir por el alto volumen de desempleo o por el empleo precario que les impide sustentarse y les aboca a la pobreza. De hecho, en 2015, el 55,3% de este colectivo estaba bajo el umbral de la pobreza. UGT señala también que el Gobierno se jacta de disminuir los niveles de paro, pero la realidad es que no aumenta el empleo, sino que la población se está marchando por la falta de oportunidades. Además, el informe refleja cómo están disminuyendo los niveles de inmigración en los últimos años, ya que nadie quiere venir a nuestro país por la falta de trabajo y por el empleo precario que se genera.  Ante esta realidad, UGT reclama otras políticas que piensen en las personas y sus derechos, y no sigan haciendo recaer los efectos más devastadores de las mismas sobre los colectivos más vulnerables, como son los migrantes. Más y mejores empleos y salarios posibilitarán la permanencia de este colectivo en nuestro país y aumentará la riqueza del conjunto de la población, generando una recuperación real en la economía.

La Unión General de Trabajadores denuncia que el descenso del paro durante los últimos años, que tanto invoca el Gobierno del PP, se está haciendo a costa de expulsar, con sus políticas regresivas e impositoras, a la población migrante de este país. De esta forma, entre 2012 y 2015, se ha producido una pérdida de población activa en más de medio millón de personas, precisamente cuando, en el mismo periodo, ha emigrado de nuestro país casi un millón de población nacional de terceros países (878.363).

Así se refleja en el informe “¿Movilidad o migración forzada por la pobreza y el desempleo?” elaborado por UGT, donde se muestra que la disminución de la tasa de paro es una mera ilusión y una lectura sesgada del Gobierno atribuida al aumento del empleo, pero en absoluto es así. Baja el paro, pero porque la población se está marchando por no tener oportunidades de encontrar empleo y se ve abocada a la pobreza laboral.

De hecho, quien más han abandonado nuestro país en los últimos años ha sido fundamentalmente la población nacional de terceros países, el colectivo con la tasa de paro y de pobreza más alto de este país. Para UGT, esto indica el fracaso de nuestra política laboral, de un modelo productivo basado en mano de obra intensiva, barata e intercambiable, del desmantelamiento del Estado de Bienestar y de la falta de una igualdad real en el mercado de trabajo y en la sociedad de la población extranjera.

El sindicato considera que las medidas de integración de la población nacional de terceros países ha estado basada los últimos años en esta política laboral fallida, que ha hundido a una población que llegó a España con vocación de permanencia y que, sin embargo, fue la primera en ser expulsada del mercado laboral, con empleos de baja cualificación, pese a su formación y experiencia adquirida en los países de origen.

Estos tipos de empleos, y el alto volumen de desempleo entre este colectivo, ha generado unos niveles de pobreza insoportables. En 2015, con ingresos de 2014, el 55,3% de los nacionales de terceros países estaba por debajo del umbral de la pobreza, con ingresos inferiores a 8.011 euros anuales en los hogares de una persona.

Todo ello ha producido que España sea el primer país de la UE entre 2012 y 2016 en pérdida de población en términos absolutos, con 372.391 residentes menos, y que en la actualidad ocupe el primer puesto entre los Estados miembros en emigración hacia otros países.

Y, al contrario de lo que pueda parecer, los jóvenes no son el colectivo de emigración más numeroso. Las personas mayores de 34 años constituyen el mayor porcentaje de emigración. Una descapitalización humana para el presente y el futuro, fruto de las políticas que han recortado o han hecho desaparecer derechos, aumentando las desigualdades y dejando aparte de la población sin oportunidades ni empleos decentes.

El informe señala también cómo las cifras de población y de empadronamiento permiten ver la diferencia en materia de inmigración entre los Estados miembros de la UE. Para algunos somos destino en el que trabajar, o por lo menos intentarlo, como sucede con Rumanía, Polonia, Bulgaria, Portugal e Italia. Para los mayores de 65 años de Reino Unido y Alemania, fundamentalmente, España es un país de retiro.

El aumento de la emigración es paralelo al descenso de la inmigración: los mismos motivos que llevan a dejar el país son los que lo hacen poco atractivo como lugar de trabajo. El alto volumen de desempleo y pobreza está impidiendo que los ciudadanos de otros países quieran venir al nuestro. De hecho, desde 2012, el mayor volumen de inmigración hacia España es el de personas de nacionalidad española. Pero el volumen de inmigración que recibe nuestro país no es suficiente para compensar la pérdida de población que estamos sufriendo en los últimos años por el envejecimiento de la misma. Hemos agotado ya el volumen de población que podemos perder y que puede permitirse marcharse.

UGT exige al Ejecutivo de nuestro país que cambie de manera radical sus políticas. Las personas y sus derechos deben ser lo primero. Que escuche a la población de este país y piense en ellos a la hora de gobernar. Es inviable que el Gobierno haga recaer el efecto devastador de sus políticas sobre los hombros de los colectivos más desfavorecidos, como son los migrantes.

Resulta imprescindible otro modelo laboral, que genere y garantice empleos de calidad y con derechos. Y salarios dignos, que permitan a los trabajadores salir del umbral de la pobreza en el que llevan instalados desde hace varios años y generen el consumo y la inversión suficiente para que nuestra economía se recupere de manera real.


 

InfografiaCuarta_Migraciones_UGT_Negro600.jpg