La mayoría parlamentaria debe hacer realidad, cuanto antes, la Prestación de Ingresos Mínimos

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT considera que el aumento de las desigualdades en España en los últimos años (tal y como constata el Banco de España en la Encuesta Financiera de las Familias) no se debe solo a la crisis, sino a las políticas de austeridad impuestas, que han actuado como un catalizador para incrementar la pobreza y las desigualdades en nuestro país. Una de las medidas para paliar la actual situación que viven muchas personas es la Prestación del Ingresos Mínimos. La mayoría parlamentaria debe hacer realidad, cuanto antes, esta prestación, una demanda ciudadana que debe configurarse como un nuevo derecho subjetivo.

El Banco de España vuelve a ratificar lo evidente, denunciado en reiteradas ocasiones por los sindicatos y distintos organismos nacionales e internacionales: la crisis no ha tratado a todos por igual: la desigualdad ha crecido de manera alarmante en nuestro país.

UGT considera que este hecho no es únicamente achacable a la crisis, sino a las políticas de austeridad impuestas y que han provocado el efecto contrario: actuando como un catalizador para incrementar las desigualdades y el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social.

Los recortes en el Estado de Bienestar han provocado una merma en el sistema de protección social, afectando a las personas que se encuentran en situación de desempleo lo que ha provocado que más de la mitad, no cuenten con ninguna protección. La reforma unilateral en materia de pensiones, ha supuesto una merma tanto de las pensiones presentes como de las futuras. Así mismo, las políticas activas de empleo están mal orientadas, por lo que han conducido a un modelo de crecimiento económico desigual e injusto. Por su parte la reforma laboral, ha precarizado el trabajo, devaluado los salarios y debilitado la negociación colectiva. En España se han devaluado los derechos laborales y se han disparado las desigualdades entre los más ricos y los más pobres.

Desde UGT, exigimos un cambio de políticas y demandamos a los partidos políticos que sumen fuerzas en el Parlamento para derogar reformas que no han velado por el interés general.  Propuestas recogidas en el documento presentado por ambos sindicatos en el documento: “20 Actuaciones Urgentes por el progreso y el Bienestar Social”.

Una de estas actuaciones para luchar contra la pobreza es el establecimiento de una Prestación de Ingresos Mínimos, una Iniciativa Legislativa Popular, que cuenta con el respaldo de 693.000 firmas y que los sindicatos presentaron en el Parlamento y la defendieron en una comparecencia de los secretarios generales, realizada la semana pasada, en la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados.

¿Por qué está ILP?

Es un hecho que la recuperación no llega a todos. Hay 13, 2 millones de personas en riesgo de pobreza, 3,5 millones que sufre pobreza severa, el desempleo juvenil entre 16 y 24 años pasa del 46%, la situación del desempleo general casi se sitúa en el 19% y la tasa de cobertura por desempleo está en torno al 55%.

¿Cuáles son las características de la Prestación de Ingresos Mínimos que defienden los sindicatos?

Esta prestación debe configurarse como un nuevo derecho subjetivo, dentro del sistema no contributivo de la Seguridad Social destinada a garantizar unos ingresos adecuados, para atender a sus necesidades más esenciales.
Se dirige a personas que, con disponibilidad para trabajar, carecen de empleo y recursos económicos para sí, y en su caso para los familiares a su cargo. Se calcula que los beneficiarios potenciales serían algo más de 2 millones de personas.

La cuantía estimada es de 426 euros, equivalente al 80% del IPREM (cuantía que aumentaría en función de los componentes de la unidad familiar) y debe durar mientras se mantengan las condiciones que den acceso a la prestación.
La prestación se financiará, vía impuestos, mediante la aportación del Estado fijada cada año en la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Para UGT, es hora de sumar, es hora de las cambiar políticas que hasta ahora el único resultado ha sido una devaluación del trabajo y una pérdida de derechos laborales y sociales. Desde el sindicato entendemos que esta proposición de Ley para una Prestación de Ingresos Mínimos, debe abrir un debate sobre cuáles son las políticas sociales que deberían desarrollarse en nuestro país en los próximos años. Apelamos a la pluralidad del Parlamento, para que sea sensible a la demanda social y haga realidad esta prestación lo antes posible.