El pueblo chileno entierra la constitución pinochetista

Versión para impresiónVersión para impresión

Los resultados del referéndum que se celebró en el día de ayer en Chile no dejan lugar a dudas respecto de la voluntad del pueblo chileno por reemplazar los vestigios de la sangrienta dictadura liderada por Augusto Pinochet. Casi un 80% de los votantes (un 78,27%) eligieron el “Apruebo”, que habilita el proceso para la redacción de una nueva constitución y una posterior votación obligatoria sobre su aprobación.

Pero el resultado de la jornada plebiscitaria de ayer en Chile adquiere un valor incluso más importante en términos democráticos debido al resultado de la segunda pregunta del plebiscito, en la cual fue también apoyada mayoritariamente (78,99%) la opción de que la nueva constitución sea redactada por una “convención constitucional”, que garantiza que el 100% de los miembros del órgano que redactará la constitución serán elegidos por el voto popular, a diferencia de la otra opción, la convención mixta constitucional, que ofrecía un 50% de integrantes elegidos por el voto popular y un 50% correspondiente a parlamentarios en ejercicio. La convención constitucional evita el conflicto de intereses inherente a los parlamentarios y posibilita la igualdad de oportunidades de cualquier ciudadano para integrar el órgano redactor. Además, la opción elegida garantiza la paridad de género de los miembros electos y posibilita la participación de representantes de los pueblos indígenas.

Cabe recordar que ya la misma posibilidad de la celebración del referéndum fue una victoria histórica del pueblo de Chile, que inundó las calles del país durante meses exigiendo reformas democráticas para enfrentar la pobreza y desigualdad del modelo neoliberal que permanece intacto en Chile desde su imposición en la dictadura. El gobierno del derechista Sebastián Piñera decidió enfrentar las demandas democráticas de la población con una durísima represión que dejó como saldo decenas de manifestantes asesinados y miles de heridos, algunos de ellos de gravedad. A pesar de que la respuesta internacional a la escalada represiva del gobierno chileno, a diferencia de otros casos,  no pareció interesar a los gobiernos europeos ni a Estados Unidos, el propio pueblo chileno mantuvo la presión, obligando finalmente a Piñera a Convocar el referéndum.

UGT felicita al pueblo chileno por esta gran victoria, que supone un nuevo e importante paso pero no el definitivo. En estos momentos se abre un nuevo tiempo de construcción del nuevo marco constitucional, donde la participación de los trabajadores de Chile, de sus movimientos sociales y de todos los sectores de la sociedad será fundamental, tal como ha demostrado hasta el momento la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), participe fundamental de las protestas y representante principal de las demandas de los trabajadores de Chile ante la nueva constitución.