Casi un millón de accidentes laborales en los primeros nueve meses del año

Versión para impresiónVersión para impresión
  • ​Un total de 988.267 accidentes laborales se han producido en los nueve primeros meses del año (un 2,7% más respecto al año anterior). Además, 461 trabajadores han fallecido en este periodo, los mismos que en 2016, algo que para UGT resulta intolerable.
  • El sindicato reclama a las empresas una política preventiva eficaz y activa con el fin de luchar contra esta lacra social. Para UGT es inaceptable que los trabajadores y trabajadoras no tengan aún empleos dignos y con derechos, donde la seguridad y la salud no peligre por la falta de inversión.
  • El sindicato reclama al Gobierno la derogación urgente de la reforma laboral de 2012, que ha precarizado las condiciones de trabajo hasta el punto de convertir el empleo en inseguro y de mala calidad.

En estos nueve meses del año, se han producido un total de 988.267 accidentes laborales, experimentando, dicha cifra, un incremento del 2,7% respecto del dato del 2016, lo que supone 25.752 accidentes laborales más.

Es lamentable que los trastornos musculo esqueléticos sigan siendo la primera causa de accidente laboral. Aún con toda la información y evidencia de lo dañinos que son, siguen sin ser gestionados correctamente en las empresas causando 141.405 accidentes de trabajo con baja.

En segundo lugar, se sitúan los choques o golpes contra objeto inmóvil como caídas o tropiezos que registra 93.029 accidentes. La tercera causa más frecuente de accidente con baja es el choque contra objetos en movimiento, generando un total de 54.460. Estos tres tipos de formas o contactos abarcan un 77% del total de los casos. Todas estas causas son fácilmente evitables implantando medidas de seguridad adecuadas en los centros de trabajo. Además de los anteriores, durante el periodo enero-septiembre 2017 se produjeron 13.043 accidentes de tráfico durante la jornada laboral, suponiendo un incremento del 7,9% sobre los casos registrados durante el mismo periodo del año anterior.

Tampoco ha cambiado el hecho de que los accidentes sin baja sigan siendo más numerosos que los que sí provocan la baja. Es evidente que las Mutuas han endurecido sus criterios para conceder bajas laborales, reservándolas solo para aquellos casos que revistan una mayor gravedad. Tenemos que denunciar que se está produciendo un trasvase de accidentes que deberían haberse calificado como leves hacia accidentes sin baja. En los 9 primeros meses de 2017 se notificaron 552.546 accidentes sin baja durante el periodo de referencia antes citado. Este tipo de accidente ha experimentado un ascenso del 0,9% con respecto al mismo periodo de 2016, lo que se traduce en 4.736 accidentes más.

En cuanto a los accidentes mortales, 461 trabajadores y trabajadoras han fallecido en los nueve primeros meses del año, los mismos que hasta septiembre de 2016. Ahora bien, del total de fallecimientos, 366 ocurrieron durante la jornada de trabajo y 95 fueron in itinere. Se registra un incremento de 16 muertes en los accidentes ocurridos durante la jornada laboral, los mismos 16 mortales que descienden, registrados como in itinere. Por lo tanto, se vuelve a poner en evidencia que la prevención de riesgos laborales se está dejando de lado, ya que los accidentes que ocurren durante la jornada laboral son aquellos que las empresas podrían haber evitado.

Desglosando los fallecimientos por sectores de actividad, hasta el mes de septiembre, encontramos que hubo 182 muertes de trabajadores y trabajadoras en el sector servicios, 69 en industria, 64 en la construcción y 51 en el sector agrario. Llama especialmente la atención el aumento de los accidentes mortales en construcción con 23 fallecimientos más, lo que supone un espectacular aumento del 56,1% respecto a la cifra registrada en 2016, lo que como más adelante detallaremos, ha hecho que se incremente el índice de incidencia sobre los accidentes mortales registrado para este sector en un 45%.

En cuanto al índice de incidencia del total de los accidentes de trabajo con baja laboral, es de 278,9 accidentes por cien mil trabajadores al mes, lo que supone un 1% más que en el mismo periodo del año anterior. Por otra parte, las industrias extractivas es la sección de actividad que presenta el mayor índice de incidencia, siendo este de 724,8 accidentes por cien mil trabajadores, seguido de Construcción con un índice de 617,2. Los índices de incidencia que más se incrementan son los correspondientes al sector de la Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (6,5%) y las Actividades administrativas y servicios auxiliares (6%).

Por otra parte, el índice de incidencia de los accidentes mortales asciende a 0,270 accidentes mortales por cada 100.000 trabajadores, aumentando en un 0,6% respecto al dato del mismo periodo de 2016. La construcción está a la cabeza en cuanto al índice de incidencia de los accidentes mortales con 0,894 fallecimientos por cada 100.000 trabajadores. Observamos con preocupación el enorme incremento que ha experimentado este dato, con un ascenso del 45% respecto del dato de septiembre de 2016. Aunque el índice de incidencia de los accidentes mortales del sector agrario ha descendió un 7%, ocupa el segundo lugar tras el de construcción. El sector agrario ha registrado un 0,867 de fallecimientos por cada 100.000 trabajadores. Por su parte, Industria presenta una indecencia de 0,388, la cual ha descendido en un 12,1% y por último y como viene siendo habitual, encontramos el sector servicios, que aun siendo el que mayor número de accidentes mortales acumula, es el que tiene menor índice de incidencia (0,174) debido a la gran cantidad de trabajadores y trabajadoras que aglutina dicho sector.

Para UGT este repunte de la siniestralidad no es nada nuevo, la estadística evidencia cómo se rompe la tendencia descendente existente, curiosamente, coincidiendo con la entrada en vigor de la Reforma Laboral de 2012. Con esta reforma se precarizaron aún más las condiciones de trabajo hasta el punto de convertir el empleo que se ha ido creando y el existente, en empleo poco digno e inseguro.

En lo que va de año, han fallecido 461 trabajadores y trabajadoras en accidente laboral, está cifra es del todo inaceptable. Como ya venimos denunciando desde la Unión General de Trabajadores detrás de ese número está la vida truncada de muchas personas y sus familias. Es escandalosamente indecente que alguien por el simple hecho de intentar ganarse la vida, la pierda a consecuencia de su trabajo.

Debemos entre todos luchar contra esta lacra que sigue siendo para la sociedad en su conjunto la siniestralidad laboral. En esta sociedad del siglo XXI, el sindicato reclama y reivindica empleos dignos, empleos de calidad y por supuesto empleos donde la salud y la seguridad de los trabajadores y trabajadoras no peligre por la falta de inversión de las empresas. No nos cansaremos de "gritar" alto y claro a que el gasto que se haga en prevención es inversión y no un coste. Invertir en seguridad y salud en el trabajo supone evitar muertes innecesarias, adoptando sencillas medidas preventivas. Y sobre todo DEROGAR la Reforma Laboral del 2012 que nos ha hecho tanto daño a las personas trabajadoras.

Tiene que ser una prioridad de todos acabar con esta lacra, desde luego lo es de nuestro Sindicato. Se han de endurecer las penas por delitos contra los derechos de los trabajadores y trabajadoras y por supuesto se deben agilizar los procesos judiciales que normalmente son muy largos y difíciles para las víctimas y sus familias. 

 

Ana G. de la Torre, Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT