Un primer paso, pero insuficiente para combatir la pobreza energética

Versión para impresiónVersión para impresión

Es preciso consensuar una reforma integral del sector eléctrico para hacerlo más transparente y eficaz


► Las medidas propuestas por el Gobierno para frenar la subida de la luz y combatir la pobreza energética son un primer paso, pero insuficiente.

► ​UGT demanda al Gobierno una concreción de sus propuestas, incluido su impacto económico y financiero, y le pide ser más ambicioso con la aprobación de una ley eficaz para combatir la pobreza energética.

► El sindicato propone, de momento, mejorar el bono social permitiendo que se puedan acoger más familias y que éstas cuenten con mayores descuentos. Y que los cortes de luz a las familias con problemas económicos, sea asumido por las compañías eléctricas.

► Reclama una reforma integral y consensuada del sector eléctrico, que garantice el suministro eléctrico, y propicie la transparencia y la competencia efectiva del sector.

La Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en la comparecencia de ayer, en el Congreso de los Diputados, anunció una serie de medidas para combatir la pobreza energética, mediante un Plan de Choque y Reformas Estructurales. Pero en ningún momento concretó su impacto económico y financiero.

Mientras el oligopolio eléctrico incrementa sus beneficios, de manera constante, y prevé hacerlo en los próximos años, cada vez hay más población más vulnerable de sufrir pobreza energética. Un problema cuya resolución debe ser prioritaria.

UGT considera que hay que abordar una reforma del sector, coordinada con todas la Administraciones Territoriales y con todos los Ministerios afectados, y que cuente con el consenso social.

Asimismo, reclama la participación sindical en la anunciada Estrategia Nacional de Lucha contra la Pobreza, que estará lista en 6 meses.

Ampliar el bono social

El Gobierno da continuidad al bono eléctrico, e introduce mejoras incrementando la protección a familias monomarentales y personas mayores; prohíbe los cortes de luz y lo complementa con un bono social de calefacción que estará listo para el invierno.

A falta de ver el detalle de dichas medidas, UGT propone mejorar el bono social permitiendo que se puedan acoger más familias, y que éstas cuenten con mayores descuentos. Para ello es preciso:

  • Una ley que asegure el acceso universal al suministro de luz y evite el corte a las personas más vulnerables con rentas más bajas.
  • Una prohibición legal de todos los cortes de luz a familias con problemas económicos. Un coste que debe ser asumido por las compañías.
  • Modificar el sistema de formación de precios de la electricidad en España, y poner fin a los abusos tarifarios con la aprobación de una tarifa asequible y transparente, regulada por el Gobierno, a la que podrán acogerse todos los consumidores domésticos en su primera residencia.

Otras medidas

  • Auditoría al sistema eléctrico. Realización de un análisis de los costes del sistema desde que se puso en marcha la liberalización del sector, con el objetivo de determinar el precio real de las tarifas eléctricas.
  • Mejorar la fiscalidad. Aplicando el IVA reducido a la electricidad, pasando del 21% actual al 10% por ser considerado un servicio esencial para la ciudadanía.
  • Fortalecer los derechos de los consumidores con facturas y contratos de energía claros.
  • Implementar actuaciones de eficiencia energética e impulsar el autoconsumo de energía renovables.
  • Acabar con el monopolio de las redes de distribución eléctrica, pasando a manos públicas, invirtiendo en su modernización, y exigiendo mayor transparencia mediante auditorías integrales de costes.

En definitiva, el Gobierno debe abordar, desde el consenso, una reforma integral del sistema eléctrico, garantizando el suministro, con los niveles necesarios de calidad y coste adecuado, y con un nivel de competencia efectiva en el sector.


►Audio valoración de Adela Carrió, Secretaria Confederal de UGT