UGT reitera su apoyo a la aldea de Khan Al Ahmar

Versión para impresiónVersión para impresión

Tras la llamada a la solidaridad de diversas organizaciones sindicales, políticas y sociales del pasado noviembre, en la que se denunciaba la situación de la aldea palestina de Khan Al Khmar, la Unión General de Trabajadores vuelve a sumarse a la campaña para defensa de esta localidad. “Salvemos Khan Al Khmar” ha lanzado una iniciativa de envío de cartas a las máximas autoridades de la Unión Europea y de España.

Khan al Ahmar es una aldea beduina situada en Cisjordania (Palestina), que se enmarca dentro de la zona conocida como área E1, zona que el gobierno de Israel pretende vaciar de población palestina. Aunque la justicia israelí ha fallado en favor de este proyecto, esta demolición ha sido considerada como un crimen de guerra que viola el Derecho Internacional. Varios estados, entre ellos España, han solicitado que se detenga esta demolición. Aunque la amenaza del ejército es latente, Khan Al Ahmar resiste gracias a la resistencia pacífica ejercida por la población palestina, a su proyección mediática y a la presión internacional.

Pero Khan al Ahmar no es la única aldea amenazada, todas las aldeas de la zona y del Valle del Jordán se encuentran en la misma situación: su población es sometida a restricciones y violaciones de los Derechos Humanos, sus escuelas están en peligro constante de demolición, se prohíbe el acceso a campos y acuíferos, se debilita la producción agrícola palestina y, por ende, se debilita aún más su frágil tejido económico, etc.
Caso de conseguirse el desplazamiento forzoso de la población palestina, se rodearía a Jerusalén de colonias dividiendo Cisjordania en dos rompiendo aún más la continuidad del territorio palestino y violándose las numerosas resoluciones de Naciones Unidas que reconocen el estatus especial de la capital palestina.

Es un nuevo expolio de territorio palestino se suma al que el gobierno de Israel ejecuta con la colonización continua, la construcción del muro y la sistemática ocupación de tierras, etc., convirtiendo inviable la continuidad del estado palestino.

UGT responde a esta llamada de solidaridad y considera que las máximas autoridades españolas y de la Unión Europea deben trabajar para encontrar una solución ante la amenaza del derribo de Khan Al Khmar, así como impulsar la cooperación política, en el marco de la legalidad internacional, para detener la política de expansión de asentamientos ilegales y sus consecuencias negativas para el pueblo palestino y, sobre todo, para posibilitar una solución justa a sus reivindicaciones de un estado en su territorio.