UGT quiere que el proceso de diálogo social tenga fecha límite

Versión para impresiónVersión para impresión

Álvarez considera legítimo sortear los bloqueos de la Mesa del Congreso legislando por Real Decreto


El proceso de diálogo social no se puede eternizar, hay que poner fecha para acabar el proceso, ha manifestado hoy el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, en la clausura de las Jornadas Confederales de Negociación Colectiva organizadas por el Sindicato en Madrid para establecer objetivos y estrategias de cara a la negociación de los convenios colectivos del próximo año.

Según Álvarez “sólo hay una manera de saber si se quiere negociar o no, que es tasando el tiempo. Y una segunda cuestión es que, lo que se pueda aprobar por la vía del real decreto, hágase, aunque luego se habrá la posibilidad de tramitación como proyecto de ley y se presenten enmiendas”.

El secuestro del Pleno

“Creo que los bolivarianos son los que impiden en la Mesa del Congreso de los Diputados que se lleven las cosas al Pleno –ha afirmado Pepe Álvarez-, porque saben que en el Pleno hay una mayoría diferente. Es un uso ilegítimo de la mayoría de la Mesa para impedir que el Pleno vote, y eso justifica cambiar cosas vía real decreto. Porque, por primera vez en la historia de nuestro país hay una Mesa del Congreso que no respeta la mayoría de la voluntad popular, que no está reflejada en la Mesa, sino en el Pleno, y no es muy democrático que la Mesa secuestre la voluntad del Pleno”.

Respecto a la situación actual del diálogo social, el Secretario General de UGT ha señalado que “no vamos a renunciar de ninguna de las maneras a la derogación de la reforma laboral. Pero nadie entendería que desaprovecháramos el momento en el que estamos para no abrir un proceso de negociación que cambie aspectos centrales de la reforma laboral del Partido Popular, por eso no renunciamos a la negociación”.

Enriquecer los convenios

Algunos de esos cambios afectarían a elementos básicos de la negociación colectiva, como la prevalencia de los convenios de sector sobre los de empresa, la ultractividad de los convenios, la recuperación de la autorización administrativa para los descuelgues, o una nueva formulación del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores sobre la subcontratación de actividades que protegiera a los trabajadores. “La temporalidad –según Álvarez- y los contratos a tiempo parcial son otras de las cuestiones que están sobre la mesa”, pero las propuestas del Gobierno hasta el momento son genéricas y de aplicación vía Inspección de Trabajo y vía judicial. Respecto a la recuperación del contrato de relevo, la posición de UGT es que sea de aplicación en todos los sectores de actividad, que se extienda al conjunto de los trabajadores.

Pepe Álvarez ha hecho un llamamiento a los responsables de la negociación de convenios colectivos del Sindicato a hacer efectivo el acuerdo con la patronal para subir los salarios mínimos de convenio a 1.000 euros al mes, así como a enriquecer la negociación colectiva con materias como control de la siniestralidad laboral, lucha contra la brecha de género, lucha contra la discriminación, e introducción de protocolos contra el acoso en las empresas.