UGT insta al Gobierno a tomar medidas contra la explotación de las personas

La prostitución no es trabajo, es explotación


La Unión General de Trabajadores, como indican explícitamente sus Resoluciones Congresuales, defiende la lucha contra la trata de seres humanos con cualquier finalidad. Nuestra organización entiende que, en el caso de la trata para la explotación sexual, innegablemente relacionada con la prostitución, solo con la abolición de esta última, y con la penalización de la demanda, puede acabarse con el comercio de seres humanos y con la vulneración de derechos fundamentales que representa la explotación sexual en cualquiera de sus formas.

Cualquier marchamo de legalidad que se pretenda dar a una actividad ilícita o que aprovecha vacíos legales, beneficia exclusivamente a los explotadores, legitima el comercio con seres humanos y deja a las víctimas aún más desprotegidas de lo que están ahora. Supone un medio de normalizar en esta sociedad, una fórmula de negocio en el que la mercancía es el cuerpo de seres humanos, principalmente mujeres, y otorgar a quienes se lucran, directa, indirectamente o aprovechando los recovecos de las normas, un aval para seguir explotando y generando ganancias a costa de derechos y libertades fundamentales.

La Unión General de Trabajadores valora que el Gobierno, a través del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, adopte medidas para evitar que se otorgue legalidad de cualquier forma a la prostitución, una actividad tras la que se encuentran la explotación sexual, la vulneración de derechos humanos y conductas delictivas basadas el comercio con seres humanos.

Pero el problema va mucho más allá, el problema es que en España aún se admita la prostitución, que no es más que la explotación de personas. UGT también insta al Gobierno a tomar medidas inmediatas contra los proxenetas, la demanda de prostitución, la trata de personas y cualquier cuestión relacionada contra este tipo de esclavitud permitida, porque esa es la cuestión de fondo.