UGT denunciará ante la Fiscalía que se puso en peligro la vida de un retén forestal en Cenicientos

Versión para impresiónVersión para impresión
Pepe Álvarez ha visitado la base de Navas del Rey donde trabajan los miembros de la brigada forestal

Una delegación de UGT, encabezada por su Secretario General, Pepe Álvarez, ha visitado la base de la brigada helitransportada de Navas del Rey (Madrid), para conocer personalmente a los bomberos forestales que trabajaron en el incendio que afectó a Cenicientos, Rozas y Cadalso de los Vidrios (todos municipios de la Comunidad de Madrid) y Almorox (Castilla La Mancha) a finales de junio.

Durante la visita, Pepe Álvarez ha recordado que el incendio se descontroló rápidamente debido al viento intenso, pero también por la falta de inversión en tareas de prevención durante el invierno y un inadecuado diseño y gestión de estos trabajos, ya que al no haberse limpiado debidamente las zonas afectadas, había gran cantidad de combustible acumulado.
 
Álvarez ha reconocido la experiencia, profesionalidad y la pericia de los trabajadores de la base, que estuvieron a punto de perder la vida durante el incendio y ha denunciado que las pésimas condiciones laborales de las brigadas forestales, que trabajan sin los medios necesarios desde hace años, “pone en riesgo una y otra vez su salud y su integridad física”.
 
“Por este motivo, que UGT considera inadmisible e intolerable” ha señalado “el sindicato va a presentar una denuncia penal ante la Fiscalía por poner en peligro grave la vida, salud e integridad física de las personas trabajadoras”.
 
Incendios cada vez más virulentos
 
El Secretario General de UGT, ha destacado que “el riesgo de sufrir incendios forestales en nuestros bosques es cada vez más acusado debido, entre otros factores, al impacto del cambio climático y a la alta vulnerabilidad de los países de la cuenca mediterránea”.
 
“El sur del continente europeo arde año tras año con mayor virulencia y actualmente nos enfrentamos a la 6ª Generación de Incendios Forestales que generan situaciones incontrolables con los medios humanos y materiales disponibles porque se sitúan muy por encima de nuestra capacidad de extinción y contención” ha explicado.
 
“Hemos pasado de tener siniestros que implicaban un peligro real para nuestros bosques a situaciones de emergencia y verdadero peligro para la población civil, así como un elevadísimo riesgo para el personal que presta los servicios de prevención, detección y extinción de incendios forestales” ha añadido.
 
“Y, en este contexto, se hace imprescindible contar con una “cartera de mínimos” ya que sólo esto asegurará, que las CCAA pongan los medios y recursos necesarios para garantizar la lucha contra esta lacra, invirtiendo más en prevención que en la extinción de los incendios forestales”.
 
Reivindicaciones de los retenes forestales
 
Pepe Álvarez ha subrayado que entre las cuestiones que reclama el colectivo de 25.000 bomberos forestales destacan: que se reconozca la categoría profesional de Bombero Forestal, una formación adecuada y el encuadre dentro de los servicios de emergencias y, por tanto, en el CNAE de cuerpo de emergencias y protección civil.
 
Además, el sindicato reclama, entre otras cosas:
 
• Que este servicio debe ser 100% público, vinculando al personal a la ley del estatuto básico del Bombero Forestal, donde se recoja la categoría, las competencias, la formación y sus riesgos asociados a la ocupación en cuestión. Todo ello para crear una cartera de mínimos que cada comunidad debiera respetar acabando así con los agravios laborales, económicos y sociales.
 
• Que se apueste por la reconversión del personal a una agencia de emergencias con cuerpo jurídico mediante la subrogación en virtud de la ley 9/2017 de contratos del sector público, para en un futuro, reconvertir mediante oposiciones al personal en laborales 100%. O la incorporación de dicho personal a los servicios de 112 de cada una de las comunidades autónomas, pasando a engrosar los cuerpos de Protección Civil y Emergencias.
 
• La implantación de programas pedagógicos, con medidas educativas en las zonas rurales de mayor problemática social con los Incendios Forestales y el entendimiento de la complejidad que suponen los cambios en el medio natural debido al cambio climático.
 
• La necesidad de integrar tratamientos de aplicación de la cultura del fuego como agente regenerador en el paisaje vegetal, que posibilite el descenso de carga de combustible en nuestros montes. Se sigue despidiendo a personal bombero forestal en la época invernal que bien podría realizar esta función y fijar empleo.
 
• Que se fomente la agricultura, el silvopastoreo y la recuperación las cabañas ganaderas y así incentivar la economía y asentar población rural, frenando la “España vaciada”.
 
• Que se establezca la estrategia de lograr masas forestales resistentes a los cambios en el clima. Para ello es necesaria la extracción, reducción y adecuación de las masas arbóreas y arbustivas mediante los trabajos silvicultura que contribuyan a la ya citada disminución de la carga de combustible. También es necesario practicar tratamientos frentes a las plagas y enfermedades que dañan nuestros bosques.
 
 
 
Vídeo: 
📹 Estás viendo: 
Pepe Álvarez en la visita al retén forestal de Cenicientos