Planes estratégicos para garantizar una transición justa

Versión para impresiónVersión para impresión
Ana García de la Torre afirma que la transición energética es una oportunidad para crear empleos de calidad
La Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García de la Torre, ha reafirmado el compromiso del sindicato para que “la transición energética se haga de una manera socialmente justa, que garantice empleo de calidad, la protección social para los colectivos más vulnerables y el respeto a los derechos humanos y laborales, porque no se puede dejar a nadie en el camino”.
 
En este sentido, ha señalado que la futura ley de Cambio Climático y Transición Energética debe ir acompañada de un Plan Estratégico de Transición Justa, que debe hacerse desde el consenso social.
 
García de la Torre, que ha hecho estas declaraciones durante su intervención en la jornada “Descarbonización de la Economía ¿Transición justa?, celebrada en Santander, ha enumerado las características y contenidos de este Plan Estratégico de Transición Justa. En este sentido ha afirmado que:

• Debe Realizarse desde el diálogo, entre los distintos Ministerios implicados y los interlocutores sociales, porque “no puede haber un Plan Estratégico de Transición Justa sin la participación de los trabajadores y trabajadoras”.

• Contar con medidas específicas de apoyo a los sectores e industrias afectados.

• Incluir la protección social de las personas trabajadoras más vulnerables al proceso de transición energética, incluyendo empleos directos, indirectos e inducidos.

• Incluir el diseño de planes de reactivación territoriales, en los que prime la diversificación de actividades económicas y el desarrollo rural, haciendo especial hincapié en los colectivos de mujeres y jóvenes.

• Establecer planes de formación y capacitación de los trabajadores y trabajadoras en relación a los nuevos empleos verdes. El diseño de esta formación tiene que hacerse con la participación de los representantes de los trabajadores para que sea realmente efectiva.

• Incluir un fondo económico a través de los Presupuestos Generales del Estado y de una fiscalidad verde.

Ha recordado, asimismo, que las prioridades que la Confederación Europea de Sindicatos presentará en la Cumbre sobre el Cambio Climático (COP24) que celebrará, en diciembre Naciones Unidas son:  ambición respecto al clima, transición justa para los trabajadores y trabajadoras y la financiación del clima para los países en desarrollo.

El acuerdo en minería, muy positivo

La Secretaria de Salud Laboral y Medio de UGT ha calificado el acuerdo de la minería del carbón y desarrollo sostenible de las comarcas mineras para el periodo 2019-2027, firmado recientemente por el Ministerio de Transición Ecológica y UGT FICA, como muy positivo porque “marca la línea en la que debe realizarse la transición hacia una economía baja en carbono” y ha destacado que hay que aprovechar la transición energética como una” oportunidad para vivir en un planeta más sostenible y socialmente justo”.

Algunas cifras
 
  • 24 millones de nuevos empleos en el mundo para el 2030, es lo que estima la Organización Internacional del Trabajo que puede suponer las acciones para limitar la temperatura del planeta a 2ºC. Se compensará así la pérdida de 6 millones de empleos relacionados con otros sectores.
     
  • 400.000 empleos en España. UGT estima en el informe “Afrontar el cambio climático: retos y oportunidades”, que se podrían generar estos puestos de trabajo si se cumplen tres objetivos: reducir el 50% en las emisiones de carbono, a través del uso de las energías renovables; alcanzar un 25% de eficiencia energética en comparación con la demanda de energía primaria del 2010 y lograr un 25% más de eficiencia en cuanto al uso de recursos y materiales. El cumplimiento de estos tres objetivos implicaría una reducción aun mayor de las emisiones de carbono, pudiendo llegar incluso al 70%.
Esta transición, por tanto, es una oportunidad para la creación de empleo cualificado y de calidad asociado a los nuevos procesos productivos. Pero estos empleos requieren dotar de nuevas competencias y habilidades a los trabajadores y trabajadoras.  En este sentido, “los gobiernos se deben anticipar al cambio mediante políticas de empleo destinadas a formar y capacitar a los trabajadores en estas competencias, introduciendo, por ejemplo, estas nuevas ocupaciones dentro de los planes de Formación Profesional”, ha señalado Ana García de la Torre.