Las acciones contra el cambio climático no pueden esperar

Versión para impresiónVersión para impresión

La Ley de Cambio Climático debe ir acompañada de un Plan Estratégico de Transición Justa


El sindicato ha participado en 11 Grupos de Trabajo y 13 Sesiones Técnicas y ha elaborado diversos documentos y materiales para dar a conocer la problemática del cambio climático, sus posibles repercusiones en el empleo y los retos y oportunidades que supone. Además, se han desarrollado diversos talleres para informar y sensibilizar a los representantes sindicales y la ciudadanía en general de las propuestas del sindicato en esta materia.

Para UGT, la problemática medioambiental y el cambio climático es un reto que pone en peligro la igualdad, los derechos humanos y la prosperidad y que requiere la implicación del sindicato en la consecución de una transición justa donde los trabajadores y las trabajadoras puedan decidir sobre el futuro.

Además, el sindicato debe velar, por un lado, porque el empleo que se cree y el que se transforme sea respetuoso con el medio ambiente y que, además, sea empleo digno y de calidad y, por otro, por realizar una transición justa donde nadie se quede atrás.

Las acciones contra el cambio climático no pueden esperar. La zona mediterránea es una de las más vulnerables del planeta al cambio climático y nuestro país tiene que acometer la transición hacia un modelo de desarrollo sostenible que genere empleo de calidad, pero no hay que actuar con precipitación en algo que es muy delicado y en lo que otros países europeos vienen trabajando hace tiempo.

España necesita un marco regulatorio estable, de futuro y con futuro para afrontar la transición hacia una economía baja en carbono y circular. La Ley de Cambio Climático y Transición Energética es una herramienta fundamental y, por ello, es importante garantizar un alto consenso en su elaboración inicial y posterior desarrollo.

Para ello, la participación de los interlocutores sociales en todo el proceso es absolutamente necesaria. Esta Ley supone una apuesta estratégica, que tiene efectos sobre los métodos y modelos de producción, sobre la prestación de servicios y los hábitos de consumo, afectando a toda la economía y, por tanto, a las personas y a los puestos de trabajo. Tenemos que ser conscientes de que serán las personas quienes finalmente van a verse beneficiadas si las cosas se hacen correctamente o sufrirán las consecuencias en caso contrario.

Por ello, desde UGT defendemos que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se está terminando de elaborar actualmente debe ir acompañada de un Plan Estratégico de Transición Justa que:

  • Que se realice desde el diálogo entre los distintos Ministerios implicados y los interlocutores sociales. No puede haber un Plan Estratégico de Transición Justa sin la participación de los trabajadores y trabajadoras.
     
  • Que cuente con medidas específicas de apoyo a los sectores e industrias afectados.
     
  • Que incluya la protección social personas trabajadoras más vulnerables al proceso de transición energética, incluyendo a los trabajadores y trabajadoras de empleos directos, indirectos e inducidos.
     
  • Que diseñe planes de reactivación territoriales, en los que prime la diversificación de actividades económicas y se centre en el desarrollo rural, haciendo especial hincapié en los colectivos de mujeres y jóvenes.
     
  • Que incluya planes de formación y capacitación de los trabajadores y trabajadoras en relación a los nuevos empleos verdes. El diseño de esta formación tiene que hacerse con la participación de los representantes de los trabajadores para que sea lmente efectiva.
     
  • Que se establezca un fondo económico para este Plan Estratégico a través de los Presupuestos Generales del Estado y de una fiscalidad verde.
     
  • Del lunes 3 al viernes 14 de diciembre, se celebra en Katowice (Polonia) la Cumbre del Clima de la ONU (COP 24). En ella el Gobierno polaco, que preside la COP24, va a presentar la Declaración de Silesia sobre Solidaridad y Transición Justa que capta la ambición que demandamos las organizaciones sindicales, siendo un mensaje crucial para comunicar al mundo que la acción climática no se llevará a cabo a expensas de los derechos de los trabajadores y trabajadoras y que la economía con bajas emisiones de carbono será justa e inclusiva. Por ello, el movimiento sindical está instando a los diferentes Gobiernos a apoyar esta Declaración (a UGT se nos ha trasmitido por parte del Ministerio, que Gobierno de España que la apoyará).
     
  • En relación a esta cumbre, las tres prioridades sindicales a nivel internacional son:
     
  • Ambición respecto al clima con una transición justa.
     
  • Que se apoye la “Declaración de Silesia sobre Solidaridad y Transición Justa”.
     
  • Comprometerse a financiar un desarrollo bajo en carbono, apoyar a los más vulnerables.

En definitiva, una transición justa y un trabajo decente para todos y todas son elementos fundamentales para abrir paso a la ambición que se necesita con toda urgencia en las políticas climáticas. Tener debidamente en cuenta el impacto sobre la vida de los trabajadores y trabajadoras, los medios de vida, las comunidades y las familias será la única manera de hacer que se tomen estas medidas y se lleven a cabo.