La UE debe tomar medidas eficaces para impedir más muertes en sus fronteras

Versión para impresiónVersión para impresión

​UGT insta a la UE y a sus Estados miembros a adoptar medidas eficaces para impedir que haya más muertes en el Mediterráneo y sus fronteras exteriores, que lejos de disminuir van en aumento. Ayer murieron al menos 34 personas, a consecuencia de un nuevo naufragio en el Mediterráneo, que se suman a las 1.530 migrantes que han fallecido en este mar en lo que va de año.

El sindicato considera que hay que cambiar las políticas de migración de la UE y anteponer las personas a la protección de las fronteras. Asimismo, exige al Gobierno español que defienda en la UE políticas adecuadas para acabar con la crisis humanitaria de los solicitantes de protección internacional y que cumpla con sus obligaciones de reubicación (a España solo han llegado 886 personas (el 9,5% de las 9.323 comprometidas a reubicar desde Grecia e Italia, que corresponden solo a lo acordado en septiembre de 2015). El programa de reubicación termina el 26 de septiembre de 2017 y, a este ritmo, no va a ser posible que nuestro país cumpla con sus compromisos.

La Unión General de Trabajadores insta a la Unión Europea y a sus Estados miembros a adoptar medidas eficaces para impedir más muertes en sus fronteras exteriores. Lejos de disminuir, en los últimos años se ha incrementado el número de personas que pierden la vida intentando alcanzar el territorio de la Unión Europea. Este aumento pone de manifiesto que las políticas de la Unión no son adecuadas y que el objetivo de proteger las fronteras se antepone al de salvar vidas.
La Unión General de Trabajadores insta a la Unión Europea a adoptar medidas que impidan más muertes en las fronteras exteriores. En 2017 y según datos de la Organización Internacional de Migraciones, 1.530 personas han muerto en el Mediterráneo intentando alcanzar territorio europeo. Es preciso reconocer la encomiable labor de todas aquellas instituciones y dispositivos, públicos y privados, que contribuyen a evitar que el número sea mayor. Pero es necesario un verdadero y eficaz compromiso de la Unión Europea y de sus Estados miembros.

La Unión General de Trabajadores demanda igualmente al Gobierno español a que defienda en las instituciones de la Unión Europea una política eficaz para acabar con esta tragedia y con la crisis humanitaria de los solicitantes de protección internacional.

El duodécimo informe de la Comisión Europea sobre los datos reubicación y reasentamiento a fecha 12 de mayo de 2017 señala que desde Grecia e Italia han sido reubicadas 18.418  personas (el 11´5%) de las 160.000 comprometidas. Es preciso tener en cuenta que Hungría renunció a que se reubicaran desde su territorio 54.000 personas y que esta cifra no ha sido reasignada a otro Estado miembro. Por otra parte, los compromisos totales fueron reubicar a 40.000 personas desde Italia y Grecia y posteriormente, en septiembre de 2015, se añadieron 120.000 personas más.

A España han llegado un total de 886 personas, el 9´5%, de las 9.323 personas comprometidas a reubicar desde Grecia e Italia que corresponden solo a lo acordado en septiembre de 2015. El programa de reubicación termina el 26 de septiembre de 2017 y, a este ritmo, no va a ser posible dar cumplimiento a los compromisos.

La Unión General de Trabajadores denuncia igualmente que continúa el procedimiento de infracción abierto por la Comisión Europea contra Hungría por vulnerar el derecho fundamental a solicitar asilo, pero es precisa una mayor contundencia, tanto por parte de las instituciones europeas, como por  el resto de Gobiernos de los Estados miembros, contra cualquier gobierno que vulnere la normativa internacional.