La salud laboral sigue sin tener perspectiva de género

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT organiza una jornada sobre prevención de riesgos laborales desde la perspectiva de género


La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha denunciado que “el tratamiento de la salud laboral sigue sin tener perspectiva de género en los convenios colectivos, ya que son escasos los que perciben este tema de forma adecuada atendiendo a la perspectiva de género. Las únicas ocasiones en las que la salud laboral se percibe atendiendo al sexo del trabajador están relacionadas con la situación de embarazo o de lactancia de la mujer”.

Cristina Antoñanzas ha realizado estas declaraciones durante la presentación de la Jornada Confederal de Salud Laboral “Prevención de riesgos laborales desde la perspectiva de género”, donde ha denunciado también “la falta de perspectiva de género en las herramientas de estudio y vigilancia de la salud y en la gestión de la prevención de riesgos laborales, así como la repercusión que han tenido en la seguridad y la salud de la mujer trabajadora las reformas laborales, incluso en las situaciones de reproducción, embarazo y lactancia natural”.

“Las mujeres, en general, se declaran con peor salud que los hombres”, ha señalado. “Esto tiene mucho que ver con la situación desfavorable de la mujer en el mercado de trabajo, marcada por la temporalidad, el trabajo a tiempo parcial, una alta precariedad y la participación masiva en determinadas ocupaciones”.

A esto se le añade la doble jornada. “La adjudicación de las responsabilidades domésticas y familiares de forma casi exclusiva a las mujeres condiciona su participación en el mercado laboral”.

Tareas pendientes

La Vicesecretaria General de UGT ha manifestado que “las  mayores dificultades de las mujeres para acceder al mercado de trabajo en igualdad de condiciones, la segregación ocupacional, la discriminación salarial, los obstáculos para promocionar a puestos de responsabilidad, el mayor desempleo femenino, los impedimentos para conciliar vida laboral y vida privada, y la violencia de género, incluido el acoso sexual y por razón de sexo, muestran cómo la igualdad plena y efectiva sigue siendo todavía hoy una tarea pendiente que precisa de nuevos instrumentos jurídicos”.

En este sentido, ha recordado que la protección de la seguridad y salud de las mujeres en el ámbito laboral viene amparada por la normativa internacional, europea y nacional. Sin embargo, ha recordado que “la crisis económica y las reformas legislativas realizadas al amparo de la misma han empeorado las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres, con el consiguiente retraso en el desarrollo de políticas de igualdad y de salud laboral para este colectivo”.

Por ello, ha reclamado un mayor esfuerzo de los representantes empresariales y sindicales en las empresas para potenciar la salud laboral de las mujeres. “La prevención es una tarea de todos y todas, y debe estar dirigida para todos y todas también”. Por lo tanto, “resulta imprescindible atender a la perspectiva de género también en la salud y seguridad en el trabajo, e incluirlo en los convenios de una forma más completa y eficiente”.

Las mujeres se ven más afectadas por los riesgos psicosociales

La jornada ha sido clausurada por la Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García de la Torre, que ha expuesto con cifras la “necesidad de gestionar la prevención de riesgos laborales en las empresas en relación con el género del trabajador o trabajadora”.

En 2018, “los hombres sufrieron casi 370.000 accidentes con baja en jornada de trabajo, mientras que las mujeres sufrieron algo más de 150.000. Además, fallecieron 482 hombres por 24 mujeres”, ha señalado.

En este sentido, ha considerado “evidente” segregación del mercado de trabajo, “donde los hombres ocupan puestos de trabajo en los que hay mayor presencia de los riesgos tradicionales, mientras que las mujeres se ven afectadas por los riesgos psicosociales”. Sin embargo, “las patologías que causan los riesgos psicosociales no tienen reflejo alguno en las cifras de accidentes de trabajo, ya que se consideran, en su mayoría, como contingencia común, por lo que muchas de estas enfermedades, que inciden en mayor medida en las mujeres, no se contabilizan”.

Apoyo al Convenio de la OIT contra la violencia y el acoso

Ana García de la Torre ha reclamado también la necesidad de que el Gobierno “dé su voto a favor de la adopción de un convenio para erradicar las distintas formas de violencia y de acoso en el mundo del trabajo”, en la línea de la Resolución de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la última Conferencia del Trabajo celebrada el pasado 8 de junio en Ginebra.

Una resolución que, como ha afirmado la Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, “incluye en su preámbulo el derecho de toda persona a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso, incluidos la violencia y el acoso por razón de género”, recordando que “la violencia y el acoso en el mundo del trabajo constituyen una forma de violación de los derechos humanos, una amenaza para la igualdad de oportunidades, y son inaceptables e incompatibles con el trabajo decente”.

“Desde UGT ya le hemos hecho llegar nuestra propuesta al Ministerio de Trabajo”, ha manifestado. “Necesitamos un compromiso claro en la lucha contra la violencia y el acoso a través del apoyo a este convenio de la OIT”.