La migración, esencial para el crecimiento económico de España

Versión para impresiónVersión para impresión
18 de diciembre, Día Internacional del Migrante


► UGT, con motivo del Día Internacional del Migrante, que se celebra el 18 de diciembre, recuerda la contribución de las personas migrantes a nuestro país, desde el punto de vista económico, social y demográfico.

► Destaca que la inmigración hace crecer la población, en general, y la de nacionalidad española.  Asimismo, contribuye a rejuvenecer la demografía. Sin la población extranjera, la población menor de 19 años se reduciría en un 9,9%, perdiendo cerca de 910.000 jóvenes menores de esta edad.

► UGT reclama una verdadera estrategia de retorno, para recuperar la población que se ha perdido de todas las nacionalidades (en muchos casos se han visto obligados a marcharse dejando parte de su familia en España) puesto que aún no se han alcanzado los niveles que tuvimos en enero de 2012, año en que España alcanzó el máximo de población residente.

Con motivo del Día Internacional del Migrante, que se conmemora el 18 de diciembre, UGT ha elaborado un informe en el que destaca que los migrantes son un factor que hace crecer la población española y en el que se denuncia nuestro país aún no ha recuperado el máximo de población residente registrado el 1 de enero de 2012.

Desde hace ya más de 30 años España, no puede entenderse sin el aporte de la migración, sea cual sea su nacionalidad. Los flujos migratorios son tan determinantes que han incrementado o reducido la población, al llegar o al verse obligados a marcharse por la falta de oportunidades.

Nuestro país alcanzó el máximo de población residente el 1 de enero de 2012 con 46.818.216 personas, de ellas 41.582.186 tenían nacionalidad española, 2.089.260 eran nacionales de la Unión Europea (también el máximo alcanzado por este colectivo) y 3.146.770 nacionales de terceros países. Desde esa fecha la población ha ido disminuyendo sobre todo por la pérdida de población de nacionales de terceros países (este colectivo alcanzó su máximo de personas residentes el 1 de julio de 2009, con 3.371.025). Una disminución progresiva, hasta el 1 de julio de 2015, por la emigración y en mucha menor medida, por el acceso a la nacionalidad española.

A fecha de 1 de julio de 2018, España cuenta con 46.733.038 residentes, aún por debajo de las cifras de enero de 2012 (42.069.312 personas de nacionalidad española, 1.937.693 nacionales de la Unión Europea y 2.726.033 nacionales de terceros países). Es decir, sin la población extranjera, España tendría ahora mismo 4.663.726 personas residentes menos, y la población menor de 19 años se reduciría en un 9´9%, perdiendo 909.959 chicos y chicas (y es que la población extranjera aporta juventud a la demografía española.

La inmigración incrementa la población de nacionalidad española y aporta juventud

El incremento de la población de nacionalidad española ha sido en gran parte consecuencia de la inmigración y del acceso a la nacionalidad española por parte de migrantes previos, ya sea hacia España o como resultado de la emigración española. El 5´2% de la población de nacionalidad española no ha nacido en España, y de los 2.482.808 españoles residentes en el exterior, 1.665.487, el 67%, no habían nacido en nuestro país.

Por otra parte, la población extranjera aporta juventud. Así mientras la población de nacionalidad española va reduciendo el porcentaje de menores de 19 años y aumenta el de mayores de 65 años, con la población extranjera (especialmente de nacionales de terceros países), ocurre lo contrario. Presenta porcentajes de menores de 19 años, por encima de los que se dan en la población española (casi cuatro puntos por encima) y muy por debajo cuando se trata de mayores de 65 años (16 puntos por debajo).  Así, el 23% de la población nacional de terceros países, tiene menos de 19 años y solo el 4´3% más de 65, porcentaje este último que llega al 20´5% cuando se trata de personas con nacionalidad española.

En conclusión, conviene tener en cuenta la contribución fundamental de la inmigración, de nacionales de terceros países y ciudadanos de la Unión, al crecimiento de la población en general, y por tanto, también a la economía de nuestro país.

La crisis y verse abocado al retorno o a la reemigración a otros países, frenó el crecimiento de población. La vuelta a saldos migratorios positivos de la población extranjera, aún no ha permitido alcanzar los niveles máximos de población que tuvimos en enero de 2012.

Ante esta realidad, UGT demanda una verdadera Estrategia de retorno, abierta a todas las nacionalidades, perfiles y edades, para recuperar población. Se debe permitir volver a quienes, por la ausencia de posibilidades de empleo, se vieron obligados a marcharse dejando, en ocasiones, a parte de su familia en España.


Informe Completo