La huelga que afianzó las bases de nuestro Estado de Bienestar

Versión para impresiónVersión para impresión

Entrada en el blog "Valor Sindical" de Pepe Álvarez


Hace un par de semanas, en concreto el viernes 14 de diciembre, la Unión General de Trabajadores y las Comisiones Obreras celebramos un acto para conmemorar el 30 aniversario de la huelga general del 14D, la huelga que afianzó las bases de nuestro Estado de Bienestar.

En el acto, presentado por la periodista Angélica Rubio, intervinieron los Secretarios Generales de ambos sindicatos durante aquella jornada histórica, Antonio Gutiérrez y Nicolás Redondo, el Secretario General de la Confederación Europea de Sindicatos Luca Visentini, y los Secretarios Generales actuales, Unai Sordo y yo.

Hoy quiero haceros un regalo: la transcripción literal de la intervención de Nicolás Redondo, todo un tesoro. Nicolás recuerda que “la huelga del 14D fue una huelga singular, mayúscula e irrepetible. La primera huelga después de la dictadura franquista y de la primera convocada por los sindicatos y particularmente UGT, contra el PSOE en el Gobierno”. En ese acto, ponía de relieve que en el año 1988 la economía creció el 5,8% del PIB pero esa situación económica más favorable no se trasladaba a trabajadores y ciudadanía cada vez más precarizados, por eso “los trabajadores y la gran mayoría de los ciudadanos secundaron la huelga a pesar de las excesivas campañas del Gobierno para evitarlas desprestigiando a los sindicatos, descalificando sus reivindicaciones, estableciendo servicios mínimos abusivos o pretendiendo desestabilizar, en concreto, a UGT”. Nicolás manifiesta que “los logros sociales fueron muy estimables, al igual que los errores cometidos por el Gobierno en nombre del socialismo, errores de los que 30 años después, seguimos sufriendo las consecuencias, consecuencias que nos enseñan que en democracia nos debatimos permanentemente entre avanzar o retroceder, que es una tarea infinita en la que, si no se progresa, se retrocede”.

Pero no quiero seguir extendiéndome. Lo mejor es que lo leáis vosotros mismos

Una huelga singular, mayúscula e irrepetible

“Buenos días:

La Huelga del 14-D fue una huelga singular, mayúscula, y probablemente, irrepetible. No estamos hablando, por lo tanto, de una huelga más de las muchas celebradas por el movimiento obrero en nuestro país. En cualquier caso, fue distinta; tuvo algo de mágico y especial. Se trataba, además, de la primera huelga después de la dictadura franquista y de la primera convocada por los sindicatos, y particularmente por UGT contra el partido socialista en el gobierno.

Se puede manifestar que los trabajadores y la gran mayoría de los ciudadanos secundaron la huelga, a pesar de las sucesivas campañas del gobierno para evitarla: desprestigiando a los sindicatos; descalificando sus reivindicaciones; estableciendo servicios mínimos abusivos; y pretendiendo desestabilizar, en concreto, a UGT, a pesar de que los 11 miembros de su Comisión Ejecutiva Confederal (CEC) eran afiliados del PSOE. Incluso, se llegó a constituir un gabinete de crisis en La Moncloa para estudiar como oponerse a la participación de UGT en la Huelga, lo que pasaría por desacreditar a su propia CEC y, sobre todo, a su secretario general. Ello puso a prueba la autonomía de UGT y la unidad de acción con CCOO.


<-- Sigue leyéndome… -->

 

Noticias relacionadas

► Las huelgas siempre dan resultados

► Acto sindical por el 30 aniversario de la huelga general del 14 D