La FP dual podría beneficiar a casi 1,8 millones de jóvenes sin cualificación profesional

Versión para impresiónVersión para impresión

Favorecería la empleabilidad, la competitividad y el crecimiento económico


 
► Es necesario potenciar una de formación profesional dual de calidad y dotarla de financiación suficiente para convertirla en un instrumento que favorezca la competitividad y el crecimiento económico.

► La formación dual debe dar respuesta a los problemas de cualificación y empleabilidad en la sociedad y, especialmente, entre los jóvenes.

► La modalidad de FP Dual vinculada a contrato de formación y aprendizaje podría beneficiar a cerca de 1,8 millones de jóvenes entre 16 y 29 años

Según datos de la Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2017, durante el curso 2016-2017 la matriculación en proyectos de formación dual alcanzó los 24.000 alumnos, una cifra que supone un aumento llamativo con respecto al ejercicio 2014 en el que se matricularon 9.555 personas.
 
Además, según la EPA del Segundo trimestre de 2018, la modalidad de FP Dual vinculada a contrato de formación y aprendizaje podría beneficiar a cerca de 1,8 millones de jóvenes entre 16 y 29 años que actualmente no disponen de cualificación profesional.
 
La Unión General de Trabajadores defiende la necesaria revisión de este modelo de formación para que se convierta en un instrumento eficaz y de calidad de los procesos de aprendizaje en centros de trabajo, favoreciendo de este modo el desarrollo de las competencias y la empleabilidad de los trabajadores.
 
El sindicato siempre ha defendido una política de formación profesional consecuente con aquellas medidas que favorezcan no solo la capacitación profesional de todas las personas trabajadoras, sino también, con aquellas que posibiliten las condiciones más adecuadas para el acceso y el mantenimiento del empleo. Por ello, los procesos de formación y aprendizaje que agilicen la transición de los sistemas de educación y formación al mercado de trabajo siempre serán bienvenidos.
 
En este sentido, UGT valora las declaraciones que recientemente ha efectuado la Ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, reconociendo la necesidad de realizar ajustes en el sistema de formación profesional dual, el cual debe continuar perfeccionándose y evolucionando.
 
Efectivamente, en consonancia con las mejoras prácticas de nuestro entorno europeo, necesitamos implementar en nuestro país una política de formación profesional dual que garantice las condiciones mínimas de calidad, seguridad jurídica y prestación social, que conviertan a este modelo de formación, en una alternativa atractiva, no solo para nuestros jóvenes, sino para todos aquellos trabajadores y trabajadoras que participen en procesos de aprendizaje en la empresa, en la mejora de sus competencias y la obtención de cualificaciones profesionales, favoreciendo, de esta forma, la empleabilidad y el crecimiento económico de nuestras empresas.
 
Compromiso de UGT con la FP Dual
 
El 31 de enero del presente año, UGT firmó el convenio marco de colaboración con la Alianza para la Formación Profesional Dual, una red estatal de empresas, centros e instituciones comprometidas con el desarrollo de la formación profesional dual en España, impulsada por la Fundación Bertelsmann.
 
Del mismo modo, y en este mismo año, el sindicato ingresó en la Alianza Europea para la Formación de Aprendices, una plataforma coordinada desde la Comisión Europea que reúne a gobiernos, centros de formación, cámaras de comercio, empresas e interlocutores sociales, interesada en fortalecer la calidad, la oferta, la movilidad y la imagen de la formación de aprendices en Europa.
 
A través de estas iniciativas, la Unión General de Trabajadores muestra su compromiso en avanzar en la concepción, diseño y puesta en práctica de aquellas medidas que mejor contribuyan a la implantación de una política de formación profesional dual de calidad en nuestro país.
 
Concretamente, un modelo de formación profesional dual que supere los tradicionales enfoques administrativos de educación y de empleo y que dé respuesta a los verdaderos problemas de cualificación y empleabilidad que demanda nuestra sociedad y, especialmente nuestros los jóvenes y que logre la integración del programa de formación profesional dual al más alto nivel estratégico en la empresa; la celebración de un contrato de trabajo y la remuneración de los aprendices; la asignación de una persona tutora a cada aprendiz —o grupo de aprendices— y la formación adecuada para que ésta pueda desarrollar su función correctamente, la dedicación del tiempo suficiente a la coordinación e impulso del programa junto con el centro educativo.
 
Además, es necesario que la formación dual descanse en un modelo de financiación suficiente por parte de los poderes públicos y las empresas; se apoye en mecanismos irrenunciables como son los derechos y garantías que asisten al aprendiz —alumnado-trabajador—; la orientación, la información y asesoramiento y que, finalmente, cuente con rigurosos sistemas de evaluación que permitan valorar la eficacia y eficiencia del modelo.
 
De este modo, el sindicato espera que las palabras de la Ministra Celaá y su voluntad de celebrar un diálogo fructífero con los agentes sociales y los centros educativos, contribuyan a la modernización de la formación profesional y la establezcan como una prioridad estratégica alineada con el crecimiento económico, la competitividad y, en consecuencia, con la empleabilidad de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.
 
 
Youtube: