Juana Rivas, sentencia muy desproporcionada

UGT considera que la sentencia no tiene en cuenta los malos tratos denunciados y pendientes de resolución judicial


UGT, desde el respeto a las decisiones judiciales, considera que la sentencia condenatoria de Juana Rivas es extremadamente desproporcionada. No tiene en cuenta los malos tratos alegados por Juana Rivas, por parte del padre de sus hijos, cuando la denuncia sobre los mismos aún se encuentra pendiente de resolver en los Tribunales italianos, donde el denunciado ya fue condenado por los mismos hechos en 2009 en España.

La decisión judicial parece presumir la inexistencia de los malos tratos denunciados en 2016 por la misma, sin tener en cuenta el precedente de condena de malos tratos de 2009 y sin que aun exista resolución judicial al respecto.

Por este motivo, el sindicato considera que, teniendo en cuenta el contenido y la especial dureza de la sentencia, nos parece que ha existido un cierto ensañamiento penal hacia Juana Rivas, a quien el Juzgado desacredita en su alegato de protección de ella misma y de sus hijos frente a los malos tratos de su marido, sin que estos hechos se hayan esclarecido aun en los Tribunales.

En las sentencias de malos tratos contra las mujeres, pese a lo grave del asunto, no acostumbran los juzgados a poner condenas de 30.000 € de indemnización, ni de 5 años de prisión, salvo que la víctima haya sido asesinada, ni a la retirada de la patria potestad de los padres maltratadores por seis años.

Es por ello que esta sentencia sorprende y parece que más que hacer justicia intenta ser ejemplarizante contra Juana Rivas y contra los cambios que se están exigiendo desde el feminismo.