Incendios forestales: el fruto de la falta de prevención y de previsión

Versión para impresiónVersión para impresión

Entrada en el blog "Valor Sindical" de Pepe Álvarez


Un año más, y pese a las advertencias y exigencias que hemos realizado desde UGT, volvemos a vivir la tragedia de los incendios forestales. La ola de calor y las altas temperaturas que están azotando a todo el país, unidas a la falta generalizada de una correcta gestión, han facilitado la aparición y, en muchos casos, rápida dispersión de incendios que están devastando nuestros bosques con una virulencia extraordinaria, como en los casos de Les Terres de l’Ebre de Catalunya o la Sierra suroeste de la Comunidad de Madrid. A la hora de examinar las causas de estos siniestros podemos caer en el error de pensar en que radican en el año hidrológico tan malo que hemos vivido, junto con las altas temperaturas de mayo y junio y la ola de calor de las últimas semanas. Pero las causas principales son una escasa prevención y una incorrecta gestión forestal por parte de los gobiernos e instituciones, que se empeñan en no poner solución a un problema real y que cada vez será más dañino y peligroso debido al cambio climático. Siguen obcecados en no anticiparse al mismo, siguen obviando que hay que proteger el bosque a través de la gestión forestal sostenible y que los incendios se apagan en invierno, gracias a labores de prevención.

No hace muchos meses, ya hablábamos de este tema, anticipándonos a lo que podría ocurrir. Lo hacíamos, precisamente, recordando los fatídicos incendios de octubre de 2017 en Galicia y en Castilla y León, donde se perdieron incluso vidas humanas. Ya en aquel momento recordamos a las diferentes administraciones la importancia de trabajar en la prevención de los incendios forestales, insistiendo en la necesidad de anticipar las labores en invierno. UGT ha sido muy taxativa en reclamarles compromisos firmes en la potenciación de planes de defensa que gestionen el monte y los bosques durante todo el año. Deben trabajarse de forma adecuada, evitando así que cuando llegue una ola de calor como la que está sacudiendo el país (la primera de este verano) la catástrofe medioambiental y social nos vuelva a invadir. Olas de calor, además, que van a aumentar su intensidad y frecuencia debido a los impactos del cambio climático en nuestro país. Todos los estudios nos sitúan en las posiciones más elevadas de las listas de países más vulnerables a los grandes incendios forestales debido al cambio climático.


Sigue leyéndome…-->