Hay que fortalecer la economía y el empleo para evitar la desaceleración

Versión para impresiónVersión para impresión

Contabilidad Nacional II Trimestre de 2019


• Los datos de PIB confirman que empezamos a acusar la desaceleración. Menor ritmo de creación de empleo, menos consumo y menos industria.

• UGT considera imprescindible fortalecer el tejido productivo, crear empleos de calidad y con derechos y mejorar los salarios para disminuir los niveles de desigualdad.

Los datos de Contabilidad Nacional, correspondientes al segundo trimestre del año, reflejan un crecimiento interanual del 2%, frente al 2,2% del trimestre anterior. En tasa trimestral, el PIB habría crecido un 0,4%, una décima por debajo del crecimiento registrado en el trimestre anterior.

Para UGT es urgente actuar. La desaceleración confirma la situación de desigualdad en la que vivimos, con un mercado laboral en el que la precariedad y los bajos salarios predominan y una situación económica que se apoya en sectores de escaso valor añadido o en la edificación. Hay que fortalecer el tejido productivo antes de que sea demasiado tarde.

El sindicato considera que España necesita dotarse de un sector industrial fuerte y avanzado, basado en el mayor consenso posible; no podemos renunciar al objetivo de alcanzar un 20% del VAB procedente de la industria. Aunque para 2020 sea imposible, hay que plantear cuanto antes un nuevo horizonte, con políticas factibles y objetivos realizables, de modo que avancemos hacia un modelo productivo basado en sectores industriales de alto valor añadido, respetuosos con el medio ambiente, que garanticen una economía más sólida y estable.

Para UGT, hay que actuar en el mercado laboral, garantizando unos empleos suficientes y de calidad, más productivos y estables, eliminando la precariedad, con la derogación de la reforma laboral y el restablecimiento de unas relaciones de trabajo dignas.

Además, es imprescindible reducir urgentemente la desigualdad, cuyo aumento durante la crisis parece que no tenga reversión en el periodo de crecimiento. Es necesario mejorar las rentas de las familias para aumentar el consumo y fortalecer el crecimiento.

Y para que todo eso se produzca, necesitamos recuperar la estabilidad política, con un Gobierno progresista fuerte, que aplique las políticas económicas, laborales y sociales que la sociedad está demandando.

Datos de interés

Los últimos datos de la Contabilidad Nacional reflejan que la contribución de la demanda interna al crecimiento ha sido de 1 punto, nueve décimas menos que la del primer trimestre, mientras la contribución de la demanda externa es de 1 punto, ocho décimas por encima de la del trimestre anterior, manteniendo un buen ritmo, dados los efectos de la política comercial de EEUU y del Brexit. Las exportaciones de bienes y servicios han crecido al 2,2% en tasa interanual, frente a un 0,3% del trimestre anterior; y las importaciones, por su parte, se han reducido en un 0,7%.

Sin embargo, el gasto en consumo final crece un 1,0%, tres décimas por debajo del primer trimestre, mientras la formación bruta de capital aumenta a un ritmo del 1,2%, frente al 4,6% del trimestre anterior, y ello gracias a un aumento en edificación, ya que la inversión en maquinaria y bienes de equipo disminuye 1,7%, frente al crecimiento del 8,1% registrado en el trimestre anterior.

El ritmo de crecimiento del empleo se sitúa en un 2,5%, dos décimas por debajo del trimestre anterior, lo que supone 446.00 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo. Un empleo de muy baja calidad, que se refleja en una caída de la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo del 0,5%. Y la variación interanual del coste laboral se sitúa en el 2,8%, tres décimas por encima del crecimiento registrado en el trimestre anterior.

Además, los datos reafirman la pérdida de ritmo en el crecimiento de la industria, que crece un 0,2%, mientras la industria manufacturera se reduce un 0,3% y ya es el tercer trimestre con tasa interanual negativa.

En cuanto a las rentas, la remuneración de asalariados ha crecido un 5,2%, dos décimas más que en el trimestre anterior, con un incremento de asalariados del 2,7% y un aumento de la remuneración por asalariado del 2,4%; mientras el excedente bruto de explotación aumenta un 3,3%, 1,7 puntos más que el primer trimestre.

Empezamos a acusar la desaceleración

En general, los datos corrigen a la baja los publicados en el avance, y reflejan que, aunque en menor medida que en los países centrales, España está empezando a acusar la desaceleración. Así lo han señalado también otros organismos. Y estamos en unas condiciones económicas significativamente peores que en la pasada crisis.

Por eso se da la circunstancia de que el consumo de las familias no arranca (el gasto en consumo final de los hogares ha crecido un 0,6% en términos interanuales). Y los precios de consumo, cuyo avance en septiembre se ha publicado hoy, se sitúan en tasa interanual en el 0,1%, de nuevo debido a una bajada de los precios de la electricidad. Sin embargo, el deflactor del PIB alcanza el 1,8%, con una revisión al alza desde la publicación del avance, que reflejaba un 1,0% (los precios de consumo en junio estaban en una tasa de 0,4%).


► Audio Cristina Antoñanzas, Vicesecretaria General de UGT