Hay que anticiparse a los efectos laborales y sociales de la digitalización

Versión para impresiónVersión para impresión

Jornada: “Estrategia digital para Profesionales, Directivos, Técnicos y Cuadros”


El Secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha manifestado que “hay que anticiparse a los efectos laborales y sociales de la digitalización” y “hay que garantizar que los beneficios de la aplicación tecnológica se proyecten a toda la sociedad, bajo los criterios de equilibrio y justicia social”. Para ello necesitamos afianzar un nuevo contrato social que incida en el empleo de calidad, el cambio de modelo productivo, una distribución de la renta más justa, reequilibrar la negociación colectiva y una mejor redistribución, tanto por la vía de los ingresos como por la de gastos.

Pino ha hecho estas declaraciones en la clausura de la Jornada “Estrategia digital para profesionales, directivos, técnicos y cuadros”, organizada por la Unión de Técnicos y Cuadros de UGT y Telefónica. Una Jornada en la que han intervenido, entre otros, por parte de UGT, el Secretario General de FeSMC-UGT, Miguel Ángel Cilleros y la Corodinadora de la UTC-UGT Paula Ruiz.

Asimismo, han participado en este acto el Presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete; el Director Mundial de los centros de I+D+i de ArcelorMittal, Nicolás de Abajo; el Presidente de Eurocadres, Martin Jefflén; el Presidente de la Fundación España Digital, Fernando Davara; la Directora General de Google España y Portugal, Fuencisla Clemares; la Presidenta de Unión Profesional, Victoria Ortega y la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

La digitalización no debe significar explotación

Gonzalo Pino ha precisado que “las mejores o peores condiciones de trabajo no dependen de la utilización de las tecnologías sino de las políticas de empleo y protección social que se quieran implementar y que la digitalización no debe significar explotación”.

Para asegurar un futuro de trabajo digno hay que actuar, en primer lugar, sobre la normativa y es que “la incorporación de España a la era digital requiere una mejora sustancial de las condiciones laborales. No podremos tener una economía potente, con expectativa de futuro, en un marco laboral degradado y decimonónico, como el que ha favorecido la reforma laboral”- ha dicho. Por tanto, “es urgente que los salarios y los derechos laborales se recuperen y se amplíen y que la economía sea capaz de generar empleos de calidad”.

Ha señalado que para que nadie se quede atrás, los poderes públicos deben garantizar una protección social suficiente y adecuada. Asimismo, ha apelado al consenso y al diálogo social para que el proceso de digitalización sea inclusivo y beneficie a todos.

El Secretario de Política Sindical ha resaltado el importante valor de la negociación colectiva para garantizar los derechos laborales y la protección de los trabajadores y la necesidad de garantizar las competencias digitales de los trabajadores, con formación en el puesto de trabajo, pero también en la educación reglada, y a través de las políticas activas. Ha demandado ampliar los derechos digitales (pues la norma solo recoge el derecho a la intimidad y a la desconexión), garantizar la seguridad y salud de los trabajadores (vigilando los riesgos psicosociales asociados a la utilización de las nuevas tecnologías), etc.

Se trata, en definitiva, de que la sociedad sea partícipe, en su conjunto, de los beneficios de esta nueva revolución digital.

Hay que potenciar la participación de las mujeres en el mundo tecnológico

Por su parte, la Coordinadora de la Unión de Técnicos y Cuadros de UGT, Paula Ruiz, ha hablado sobre la brecha digital entre mujeres y hombres. Ha denunciado la escasa presencia de las mujeres en carreras y disciplinas científicas (pese a que un 58% de las personas que acceden a carreras universitarias son mujeres, solo un 8% se matriculan en carreras tecnológicas y sólo un 0,6% de ellas las terminan).

Una infrarrepresentación de las mujeres que hay que combatir y que la propia OCDE dice que tiene un coste de 16.100 millones de euros anuales en productividad en Europa.

Ha denunciado, asimismo, el techo de cristal de las mujeres en empleos tecnológicos, los procesos selectivos discriminatorios y sexistas, y sus dificultades para entrar y permanecer en el puesto de trabajo.

Ruiz ha manifestado que el aprovechamiento de la tecnología debe convertirse en una “palanca de cambio que ayude a vertebrar y equilibrar la situación de las mujeres en el mundo laboral”. Para ello hay que potenciar su participación en este mundo tecnológico, en las carreras y disciplinas científicas, porque “nos jugamos nuestro futuro, como sociedad y como país”. Asimismo, ha solicitado políticas para promover la igualdad, campañas en el ámbito educativo y la necesidad de establecer cláusulas, a través de la negociación colectivo, para acabar con las discriminaciones que sufren las mujeres.


► Vídeo completo de la jornada