Hablar de recuperación, con un 36% de precariedad, es sarcasmo

Versión para impresiónVersión para impresión

​En el marco del Día Mundial por el trabajo Decente que se celebra hoy bajo el lema “Stop a la avaricia empresarial! Precariedad y bajos salarios= + desigualdad y + pobreza”, el Secretario General de UGT, Cándido Méndez, ha participado en una asamblea de delegados y delegadas en Zaragoza para informar sobre la Iniciativa Legislativa Popular presentada por UGT y CCOO para instaurar una prestación de ingresos mínimos para personas sin recursos.


Durante un encuentro con los medios, Méndez ha subrayado que no se puede hablar de recuperación económica en un país donde hay un 36% de precariedad, un 25% de contratación temporal al que hay que sumarle un 11% de contratación a tiempo parcial precaria e involuntaria, (más del 60% de los casos es involuntaria)”.

“Además”, ha añadido, “más del 60% de los parados son de larga duración, hay casi un 50% de paro juvenil - el más alto de Europa-, y hay más de cinco millones de parados, de manera que, hablar de recuperación es un sarcasmo”


Cándido Méndez ha explicado que en la etapa de recesión económica se está intensificando un fenómeno denominado los “sobrecostos de capital”, que implica que la mayor parte en el reparto de los beneficios que genera la actividad empresarial “se la llevan los accionistas o prestamistas y eso provoca una reducción de las inversiones en las empresas en perjuicio de los salarios y de la calidad en el empleo”.

 “Esta situación está generando, a su vez, un problema añadido, sobre todo en un país donde la creación de empleo depende en gran medida de la pequeña y mediana empresa que tienen una gravísima dificultad de acceso a crédito, ya que hay actividades que los inversores no consideran rentables, siendo rentables” ha añadido.

“Se exige un margen de rentabilidad tan alto que se desdeñan inversiones que podrían generar empleo y riqueza pero que tienen un nivel de márgenes para la inversión financiera menor. Algo que nos permite explicarnos por qué tanto en la realidad actual como en perspectiva, la creación de empleo es claramente insuficiente y el empleo que se está generando en España y Europa es un empleo volátil, de muy mala calidad y muy mal pagado”.

El Secretario General de UGT ha subrayado que “la lucha contra el incremento de la desigualdad y la pobreza pasa necesariamente por la defensa del empleo de calidad, por la defensa de los servicios públicos, de la protección social y, lógicamente, por buenos salarios”.

“Pero en un país donde hay más de un millón seiscientos mil hogares donde viven más de dos millones de niños y niñas que no tienen medios para alimentarse adecuadamente, hay una situación que se puede calificar de emergencia social, por eso hemos desarrollado  una Iniciativa Legislativa Popular para instaurar una prestación de ingresos mínimos para personas sin recursos”.
“Nuestro país está inmerso en una dinámica de perpetuación de la situación de pobreza en los hogares y es urgente tomar medidas de estas características.

Hemos agilizado lo máximo posible la recogida de firmas y nos gustaría que en la próxima legislatura, porque en esta ya es imposible, esto fuera una realidad”.

 

En el caso Volkswagen quien no puede pagar el pato son los trabajadores

Preguntado por la crisis de Volkswagen, el Secretario General de UGT, Cándido Méndez, ha señalado que "la mejor manera de asegurar el futuro de Volkswagen en esta situación es asegurar las inversiones que iban precisamente a mejorar la productividad, la calidad de los vehículos, etc".

"Suspender las subvenciones no resolvería la crisis, sólo la agravaría, y esperamos que eso no se produzca" ha añadido.

Méndez ha manifestado que, en cualquier caso, "quien no puede pagar el pato son los trabajadores que son las víctimas". "En España Volkswagen y Seat importan los motores, de manera que aquí no se fabrican los motores. Así que habrá que ser muy riguroso, pero con los directivos que han tomado estas decisiones".

 "Tanto la Comisión Europea como el Gobierno de España tendrán que ser muy rigurosos y establecer medidas contra los directivos y no tomar medidas que puedan perjudicar el mantenimiento de puestos de trabajo, ya que en España hablamos de miles de puestos de trabajo entre los directos, indirectos e inducidos. No hablamos sólo de la planta, también del parqué de proveedores.


 

 

Audio valoración de Cándido Méndez, Secretario General de UGT