Firmado el Pilar Europeo de Derechos Sociales

Versión para impresiónVersión para impresión

​UGT celebra la firma del Pilar Europeo de Derechos Sociales (PEDS) en el transcurso de la Cumbre Social por el Empleo y el Crecimiento Justos organizado por la Comisión Europea en Gotemburgo (Suecia), en la que ha intervenido el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, y se compromete a seguir trabajando para que este compromiso no quede en un mero documento de “buenas intenciones”, sino para que todos sus principios sean implementados con dotación presupuestaria y legislativa.

El compromiso de hoy debe traducirse, en un breve plazo de tiempo, en medidas que nos acerquen al modelo social europeo que tanto está costando construir. Por ello, los Estados miembros deben comprometerse en acometer las inversiones necesarias e impulsar una legislación europea que fije reglas comunes en materia social y laboral, que hagan realidad el PSDS.

Este programa social y laboral europeo se convertirá en realidad gracias al movimiento sindical europeo, en el que UGT en particular ha sido un actor relevante, no solo en el transcurso de la propia cumbre (en la que el Secretario General de UGT ha sido uno de los ocho líderes sindicales europeos en participar formando parte de la delegación de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y uno de los tres en intervenir en la cumbre), sino en los años que ha durado la ardua negociación y reivindicación sindical sobre la construcción de la Europa social.

Tras varios años de reivindicación del movimiento sindical, la Comisión Europea ha reflejado en el docuemento marco de este Pilar Europeo de Derechos Sociales algunas de nuestras demandas. Es necesario recalcar que los derechos contenidos en él no son ni de aplicación inmediata, ni vinculantes para los Estados miembros.  Sin embargo, esta iniciativa de la Comisión Europea representa una gran oportunidad para consolidar, de manera real, estos derechos que venimos reclamando. Si no se da un nuevo impulso a la Europa social, es muy probable que continúe la desafección ciudadana hacia el proyecto europeo, e incluso esto podría poner en peligro la continuidad de la Unión Europea tal y como la conocemos hoy en día (especialmente con problemas como la negociación del Brexit y otras circunstancias que debilitan a las instituciones europeas).

El Pilar Europeo de Derechos Sociales contiene 20 puntos que representan y fijan derechos sociales básicos que deben convertirse en normas mínimas de cumplimiento vinculante en toda la Unión Europea. Estos 20 puntos están incluidos en tres capítulos (Capítulo I: Igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo; Capítulo II: Condiciones de trabajo justas y Capítulo III: Protección e inclusión social) cuya intención es fijar normas sociales comunes, con el objetivo de que los trabajadores y los ciudadanos en el conjunto de la UE tengan unas condiciones de trabajo y de vida dignas, y se enumeran:

1. Educación, formación y aprendizaje permanente
2. Igualdad de género
3. Igualdad de oportunidades
4. Apoyo activo para el empleo
5. Empleo seguro y adaptable
6. Salarios
7. Información sobre las condiciones de trabajo y la protección en caso de despido
8. Diálogo social y participación de los trabajadores
9. Equilibrio entre vida profesional y vida privada
10. Entorno de trabajo saludable, seguro y adaptado y protección de datos
11. Asistencia y apoyo a los niños
12. Protección social
13. Prestaciones por desempleo
14. Renta mínima
15. Pensiones y prestaciones de vejez
16. Sanidad
17. Inclusión de las personas con discapacidad
18. Cuidados de larga duración
19. Vivienda y asistencia para las personas sin hogar
20. Acceso a los servicios esenciales

Todos los organismos de la Unión Europea deben apoyar activamente este PSDS, incorporándolo a la gobernanza económica. Debe ser una realidad con una dotación presupuestaria y legislativa acorde con la situación, por lo que instamos al Gobierno de España y a todos los Estados miembros a realizar las inversiones necesarias e impulsar la legislación europea para fijar unas reglas comunes en materia social y laboral que hagan realidad el Pilar.