Es hora de votar

Versión para impresiónVersión para impresión

Entrada en el blog "Valor Sindical" de Pepe Álvarez


Hemos vivido una campaña electoral llena de mentiras, medias verdades, desmentidos,... que ocultan el fondo de las cuestiones que afectan e importan a las personas, y que parecen que persiguen desanimar a la gente para que no participen en las elecciones. La mejor manera de acabar con ello es, precisamente, ir a votar. Ningún trabajador y ninguna trabajadora debería  quedarse en casa ante este reto. 

Hay que reconocer que vamos a votar sin tener conocimiento cierto de la mayoría de las propuestas de los partidos políticos de centro derecha que concurren en estas elecciones generales. Por ejemplo, de qué van a hacer con el empleo, con el mercado laboral. Aunque si sabemos lo que haría la extrema derecha. 

Si hemos oído hablar de la propuesta de un contrato único, en varias versiones incluso. Pero no les hemos escuchado decir lo que verdaderamente significa: que dejará de haber unos contratos precarios y  otros con derechos y dignos porque todos los contratos serán precarios. Por eso será único. Y los primeros en sufrir sus consecuencias serán jóvenes y mujeres, que verán como serán condenados a la precariedad laboral en la que ya viven, porque no habrá otra forma de contratación y no podrán aspirar a nada mejor porque no lo habrá. 

Pero el conjunto de los trabajadores y trabajadoras tampoco podrán aspirar a nada mejor (más bien todo lo contrario) con la actual legislación laboral. Sin la derogación de las reformas laborales no será posible mejorar la calidad del empleo ni a corto ni a medio plazo. Y la derogación necesita de una mayoría  que crea en ella. Un nuevo Estatuto de los Trabajadores es necesario: introducir nuevas realidades como las  plataformas digitales, la robotización, la desconexión laboral y otros muchos nuevos aspectos que hay que regular para que los trabajadores y trabajadoras recuperen derechos y adquieran otros nuevos que les permitan trabajar con dignidad, en empleos dignos. Y es necesario derogarlas de manera inmediata mediante decretos. Los trabajadores y trabajadoras no podemos esperar.

Sigue leyéndome…-->